image_pdfimage_print

Estaba en mi cama que ya para entonces era un ataúd ,

mis extremidades pesaban como bloques de hormigón.

Sus voces y carcajadas eran como cuchilladas en mis

vísceras mientras esperaba la llamada de Cecil para bajar

a pagar por mi próxima dosis de soma .