La casa

La casa del esquimal
es una casa de hielo,
porque donde ellos viven
no existen los rascacielos.

Las casas que hay en la selva
se hacen con hojas y ramas,
tienen el suelo de tierra
y paredes sin ventanas.

En el lugar donde yo vivo
las casas son de ladrillo
con ascensor, escalera,
habitación y pasillo.

Mestizos, negros y blancos,
indios, chinos o esquimales,
cada cual tiene su casa
todos felices e iguales.




Mi poesía

Mi poesía es barro,
nacida de los suelos.
Poesía del polvo
y de las cosas rotas… De los huesos.
Tan material, tan dura y tan concreta…
Sin alas y sin sueños.
Ni brota de las nubes
ni se eleva a los cielos.
No irradia luz,
busca la noche y los colores negros.
Se inunda de tristeza:
su sino y su señuelo.
Pero, un día cualquiera
cerrará su recuerdo de los muertos,
olvidará las sombras, y entre soles,
emprenderá su vuelo,
aunque, como inocente mariposa,
se abrase en el empeño.




Calle Mayor

En lento tomavistas
repasas las fachadas
de la Calle Mayor,
el balcón oxidado
en que no reparabas,
la oscura galería
de los cristales rotos
donde reina el pasado
y la devastación,
los atlantes de yeso
sustentando la tarde.
Te preguntas por qué
no te fijaste nunca
en aquella ventana
de raídos visillos,
el rótulo anticuado
de la ferretería,
las repetidas placas
del “Seguro de incendios”,
los números tachados
de los viejos portales
tenazmente cerrados.
Detienes tu periplo
en el escaparate
que la imagen refleja
de un ser desconocido
con tus mismas facciones.
Le miras a los ojos.
Piensas que la ciudad
envejece contigo.




Poemas visuales de Julián Alonso [Vídeo]




Tras la pared

 

Qué habrá tras la pared…
Traspasarla con ojos de visita curiosa,
escudriñar los muebles,
indagar
– como sólo los niños –
en cajones y armarios
y quedarse a vivir
en su mundo escondido.

 

 

Poema perteneciente al poemario inédito de Julián Alonso “Estas piedras”




La sonrisa de Kroysos

“Permanece triste y en pie junto a la tumba
del fallecido Kroysos, luchador de primera
línea a quien el tempestuoso Ares ha arrebatado”

(Estela funeraria griega – siglo VI a.C.)

Me río de vosotros que me creísteis héroe
porque entregué mi vida en una guerra inútil.
¡Si supierais que el Hades es un mundo de hielo,
que no hay ningún Caronte aguardando en la orilla

y el óbolo en mi boca es un cobre oxidado!.
¡Cómo echo de menos la brisa de la tarde,
el suave balanceo de las naves cargadas,
el calor de una hoguera, las laderas de olivos!.

Si esta quietud azul me traspasa los huesos
¿por qué alzáis en mi tumba estelas de victoria?.
¡Si supierais que nada vale más que una brizna
barrida por el viento!. Me río de vosotros

que me creísteis dios, que me creísteis héroe.
Nunca supisteis nada, no quisisteis saberlo.
Era un joven cobarde llamado por la muerte.
Sólo soy una sombra. Seré ceniza y viento.

Cuando el recuerdo sea una noche de lluvia,
una calle vacía y sin paraguas,
el olvidado nombre adolescente
por quien dijiste estar dispuesto a todo
y a quien no diste nada,
te pesarán los años -vacíos y anodinos-
como losas de hielo.
Con ese escalofrío que da el presentimiento,
transcurrirá tu vida.
Lamentarás no haber quemado naves
cuando aún tenías fuego entre las manos
que hoy contemplas vacías,
porque el tiempo se ocupa de apagar las hogueras,
de secuestrar la luz que brilla en las miradas
de quien no supo un día alimentarlas.

 

 

 

poema, poesia, visual, Julián Alonso, Kroysos,



Palabras que duelen

Represión franquista

Para Teodoro Ceinos, in memoriam

“Negras tormentas agitan los aires

nubes oscuras nos impiden ver,

aunque nos espere el dolor y la muerte,..”

Y el dolor y la muerte

esperaban afuera

y sonaban disparos

y carreras

como caballos ciegos

hacia ninguna parte

y la respiración era un jadeo

de corazón saliendo por la boca

y silbaban las balas

y los botes de humo

eran niebla de muerte.

“…El don más preciado

es la libertad,

hay que defenderla con valor…”.

Y se perdieron vidas

y batallas

y siguieron mandando los de siempre

y despreciando todo

lo que sonara a libre.




Palabras que se echan en falta

Hay palabras como Justicia, Libertad, Poesía, Compañero,

que suenan a disparo en la boca del hambriento

y revientan los tímpanos.

Palabras

que se echan tanto en falta…

Sin embargo en la calle muere un hombre,

desahucian a una anciana,

despiden cien obreros,

alguien protesta,

llega la policía, lo detiene

y aquí, como otras veces, como siempre,

puede decirse que no ha pasado nada.




Mejor no leer nada

¿Qué es lo que estás leyendo?.

te advierto que las letras

podrían empacharte.

Hay noticias que causan

un fuerte ardor de estómago.

Mejor no saber nada,

mejor andar a ciegas,

no enterarse de nada.

Dicen que el conocimiento

nos provoca jaquecas,

dolores de cabeza,

sudor frío, insomnio,

extrañas formas de sonambulismo.

Mejor no leer nada.

Está contraindicado

y lo prohíben

los mejores doctores del Imperio.




Hey, Joe

 Hey, Joe

mira todos esos diamantes

brillando sobre ti.

Puedes alcanzarlos.

Seguro que puedes alcanzarlos

con una pequeña ayuda de tus amigos.

Lyla vuela ya con Lucy

en ese cielo con diamantes azules

mientras Janis canta “Turtle’s blues”

y Morrison es un jinete en la tormenta.

Hey, Joe,

la guitarra de Hendrix está ardiendo

y Angie llora

en su pesadilla de arañas marcianas.

“I have a dream”, Joe,

tu y yo, en el jardín del pulpo

o en el paso de cebra de Abbey Road

Podríamos ser héroes “A day in the life”,

abrir la puerta de “La casa del jacinto”

y entrar de lleno en “The dark side of de moon”.

Hey, Joe, demos un paseo por el lado salvaje.

Tu y yo, Joe, y esa música

que no cambiará el mundo: “It’s only Rock and Roll”.

Hey, Joe, “In girum imus nocte et consumimur igni”.

“Giramos en la noche

y somos consumidos por el fuego”.