La tortura te  deja indiferente. Sin árboles. Sin pájaros. Amasado de dolor, Vos, desde la impotencia, te empeñás en hacer reaccionar,  a tu compañero, gritarle,  decirle: — ¡Aguantá! ¡Sé…
Leer más »