Proyecto artístico “Bullying”

 

(Pincha en la flecha para cambiar de imagen)

El acoso escolar (o en inglés bullying) es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado en el aula. Mi inquietud y empatía por los temas sociales me llevan a la creación de este proyecto que pretende reflexionar ante esta problemática que, a pesar de haber recibido gran atención mediática en las últimas décadas, no ha hecho más que ir en aumento.

Con Bullying pretendo evocar emociones que subyacen en la mente del espectador, creando una atmósfera familiar en un escenario por la gran mayoría de la sociedad conocido: la escuela. En la obra se incluyen situaciones, objetos y lugares que hacen deducir o interpretar las emociones a las que las víctimas del maltrato escolar están sujetas

Más información: www.exiliofoto.com

 Exilio, proyecto, bullying, fotográfico, fotos, acoso, escolar,



El arte de Belin Castro

BCastro WEB

“Marcas para arrancar en el Paseo de la Isla (a)”. 2013. Fotografía digital: David Varona

Belin Castro es una artista multidisciplinar que vive en Burgos desde hace años, donde escribe, hace sonar y dibuja poesía además de disfrutar de la lectura y los paseos.

Adjuntamos uno de sus poemas, titulado “Hilos y flecos”, así como el archivo sonoro de la recitación.

Hilos y flecos

devano desenredo

con las mis manos

a punto de crear

el Universo

por esta vez a rayas

cálido y aparente

lo que ya no sé

sí me vendrá bien

la talla

o si no resultaran

cortas

las mangas.




Volver al origen. Notas sobre Ana Mendieta

Ana Mendiera

 

Elisabet Merino Aldai profundiza, comenta y amplía la obra artística de Ana Mendieta.

Ante el simulacro cultural en nuestra sociedad, ante la alienación continua de nuestra posibilidad de ser y desarrollar una identidad -y no un estereotipo-, su búsqueda en lo original, en los arquetipos y creencias ancestrales comunes a todas las culturas primigenias. Raíz que nutre, sin la que la amenaza de descorporeización y deslocalización hacia un limbo de los sentidos en una identidad fantasma muy fácilmente manipulable es cada vez más, una realidad (…)

Leer completo: VOLVER AL ORIGEN por Elisabet Merino Aldai

 

 




Lena Willikens y las ondas fantasmas

“Phantom Delia” (Cómeme, 2015) parece un EP oscuro, pero más bien vuela alejándose de la oscuridad de otras composiciones más tajantes, demostrando el gusto y buen hacer de Lena Willikens. Invita a fluir en las ondas de impresionantes pistas como “Asphalt Kobol”, de ritmos poderosos que se van elevando desde una intensidad de dejo fantasmal. Se burla de los impedimentos para avanzar; fluir, ser agua en un canal embarrado, ignorar las sombras y seguir avanzando, volar en el éxtasis de la droga sobre las cabezas de las hormigas que se contorsionan al son de la noche del Salón de Düsseldorf Des Amateurs, donde Willikens trabaja como DJ residente desde hace cinco años. Allí ha dado forma a su creatividad y a todo lo aprendido, lanzando un “Phantom Delia” (2015) que nos ha gustado muchísimo. “Asphalt Kobol” es el tipo de música que nos pondríamos después de un mal día, para recuperar fuerzas y mala leche, necesaria también en ocasiones. Willikens no necesita de grandes alardes para volvernos locos con el ambiente fantasmal que rezuma todo el disco.

Lena Willikens es DJ, locutora de radio y productora, y no se ciñe a ningún estilo, aunque le confiere unidad a su trabajo a través de temas como “Noya, Noya”, que gracias a extrañas y misteriosas reverberaciones nos imbuye de lleno en ese ambiente fantasmal en el que tenemos ganas de escapar, enardeciéndonos. Después llega la hora del lobo con una persecución por los bosques; “Howlin Lupus” sigue la tónica de prescindir de pegadizos ritmos destinados a las pitas, para desquitarse con aullidos y ondas sencillas pero efectivos, casi hasta parece oírse a la luna. El extrañamiento llega con “Nilpferd”; naves espaciales surcando los cielos, sonidos de aterrizajes, una extraña voz, el misterio de lo desconocido en un viaje por una sueño que quiere lindar con la pesadilla.

“Phantom Delia” ha sido co-producido por Matías Aguayo lo que da una muestra de la calidad del EP, publicado en el sello de Aguayo “Cómeme” que sigue la tónica de publicar trabajos oscuros pero experimentales y algo juguetones como éste. Willikens podría haber publicado antes su trabajo, pero se esperó a tener un EP terminado con una estupenda producción, que da cuenta de su personal y potente estética. ¡Gran acierto!




El estilo de Carmen Picada

Presentación, por Carmen Picada:

 

Antes de ser lo que soy, fui diseñador industrial de moda. Trabajaba de 9:00 am a 7:30 pm para una pret-a-porter dedicada a tapar las vergüenzas de la clase media con réplicas (convenientemente modificadas) de las grandes firmas y sus sucedáneos. Antes de esto, fui un buen estudiante, un hijo ejemplar, un niño un poco gordo y, mucho antes, una pequeña rubia mofletuda y sonriente sobre quien todavía no había caído el hachazo invisible y homicida que nos convierte en ángeles con grandes alas de cadenas.

Hasta la tarde del 29 de noviembre de 2012 no fui consciente de este transcurso vital. Esa tarde, tras leer cierto libro del yerno cubano de Marx, empecé a tener claro quién fui y quién quería ser. Como en una revelación, descubrí que no tenía interés alguno en vestir cuerpos, sino en desnudarlos y en abarcar sus volúmenes con mis dedos y con mis lápices.

Dejé la multin

acional que me amamantaba y desde entonces dedico mis días a representar las caras y los cuerpos con trazos académicos, acabados con garabatos impacientes, rudos e imprevistos. No tengo escuela, ni la necesito. Busco mi estilo, al igual que busqué mi nombre y a quien evoca ese nombre dentro de mí. Soy Carmen Picada y nada más… y nada menos…

 

 

 




“¿El miedo es libre?” Teatro valiente

La obra de Teatrería Denuncia “¿El miedo es libre?” es lo que necesitábamos para estos San Pedros repletos de mercadotecnia sin mensaje y borracheras de espectáculos y sinsentidos, una obra dirigida al gran público pero con la gran diferencia de que, además de entretener, hace pensar y pone las cartas sobre la mesa. Un gran teléfono rojo desde que llegan las señales de peligro: falsas alarmas, noticias asfixiantes, el recuerdo de la enfermedad, el miedo a existir. Más de 600 personas abarrotaron la Sala de Actos de la Casa de la Cultura de Gamonal en un tarde de teatro en que nos preguntamos por el poder del miedo en nuestras vidas.

Miedo a los demás, a ser devorados por la enfermedad, pavor al fracaso, estigma, la opresión machista o la autoridad en las aulas. La primera fobia tratada fue la que acarrea la muerte. Desde una especie de oficina central, los órganos eran organizados presentando informes, siendo dirigidos y puestos en marcha para su funcionamiento hasta que, a la mínima, saltaba una alarma que hacía temer por un fallo del organismo y, por tanto, a la muerte siempre presente aunque negada en nuestra realidad cotidiana.

Porque el miedo es lo que imbuye la realidad cotidiana, también en nuestro trabajo, si es que lo tenemos. La segunda escena ponía el ritmo in crescendo con una brillante sátira de los medios de comunicación, con la “Tertulia Cultural de la Cadena Sell” donde advertimos la censura pero desde una óptica satírica y desenfadada, castiza y alegre que marcó la tónica de unas actuaciones entusiastas y divertidas, que convencieron al público y le hicieron pensar sobre la realidad del periodista precario, perdido en la tormenta, con miedo a ser despedido, que fue representado por la magnífica actuación de Marcos Erro, autor la obra, dirigida por Paloma Fernández Yllana

La tercera entrada fue una burlona y crítica mirada a la educación. De forma que un grupo de amigos de la escuela jugaban y discutían, siempre bajo los valores que habían mamado del ambiente autoritario y absurdo del sistema escolar, donde tan claro se aprecia el machismo y el miedo a ser rechazado por los demás. En la cuarta escena unos científicos locos, ávidos de contentar al poder y haciendo cabriolas que despertaron las risas del público, tratando de encontrar la fórmula del control social para tratar de atar las ansías de libertad.

A lo largo de la obra se hizo patente el rechazo a la censura y a la Ley Mordaza, siempre con un lenguaje accesible y unas referencias directas y contundentes a los mafiosos como nos gobiernan en Burgos y nos meten en Pozos y Plazas. Lo bueno es que no hacía falta ser un entendido de Buero Vallejo o Sastre para entender y apreciar una obra tan sencilla, y a la vez tan completa de preguntas, sacando a la luz que el miedo y la autoridad se encuentran, veladas, escondidas, acechando, en la vida cotidiana de la gente.

Adán y Eva ocuparon la quinta escena. Mejor dicho; las Evas que demostraban la contradicción entre quienes se habían sometido al amor romántico, el machismo, el heterocentrismo, la exclusión, y las prácticas normativas y jerarquías del patriarcado. Nerea encarnó a la primera esposa de Adán, Lilit, contra el destino asignado por la jerarquía patriarcal; el resto trataban de convencerla de su error, hasta que resultó al contrario y las mujeres desgranaron las opresiones a las que se ven sometidas.

La sexta escena de “¿El miedo es libre”? comenzaba con una entrevista de trabajo en la que los actores se pedorrearon de la inhumanidad y el miedo acarreado en tales situaciones en que la inseguridad se apodera de nosotrxs. Así, aplaudimos esta obra por emerger, de manera accesible y divertida, los momentos en que imbuidos por el pavor, cuando tememos situaciones que, en verdad, no nos dan miedo. De forma que también podemos afrontarlas con la energía y el ímpetu rebelde de los tablados de Teatrería Denuncia.

El miedo a desaparecer y perder la memoria, fue representado por un brillante diálogo escrito por Yoly, narrado mediante la voz en off de una anciana criada tras la Guerra Civil, disolviéndose en la enfermedad del olvido. Por fortuna, la anciana siempre recibía la llamada, ya anónima, de quien lucha por desarmar la desmemoria de un país como el nuestro. La España desaparecida que narraba Maux Aub en “La gallina ciega” que las instituciones del régimen del 78 han ocultado y silenciado, la España que Aub conoció antes de regresar del exilio y desconocerla; tenía sueños de cambio, progreso, lucha y utopía, y el franquismo todo lo borró y aniquiló, como la memoria de la anciana del diálogo, salvo que las generaciones de nuevxs luchadorxs llaman al recuerdo y la lucha. Aquí encontramos el contenido histórico de esta obra, que ha subido al tablado los miedos que se encuentran velados en nuestras vidas cotidianas. Así da gusto ir al teatro. La obra terminaba con una escena colectiva en la que se preguntaba al público si acaso ¿Les dará miedo que no tengamos miedo? ¿Y si temieran el momento en que nos atreviéramos a decir basta?




Los viernes y la bloguera de moda

Hace frío en la calle y no debería, y sinceramente no tengo nada que decir de tu sangre en la moqueta.

Ray Loriga

Cuando en Vogue ves que los viernes huelen a smellsliketeenspirit, los viernes dejan de ser viernes y nirvana pasa a ser otra cosa que no es lo que era cuando tenías dieciséis años.

La estética grunge se vuelve sorda y carente de significados posibles que tengan que ver con el descontento, el nudo en el estómago y los días de llovizna en una ciudad de la costa noroeste de estados unidos.

Soy hija de los noventa, fui adolescente en los noventa. Antes de todo, antes de las Drmartens y de quemarme el bajo de los pantalones con un mechero, de robar las cucharillas de café en los bares de las cinco de la tarde, yo era otra cosa. Parecida, pero otra cosa. Antes de ser hija de los noventa me compre unas botas de chupamelapunta que aún guardo en el baúl de casa de mi madre y me pongo los días de primavera.

En los noventa escuchaba la banda sonora del cuervo, las breeders, verucasalt y elastica. Me moría por Kurt y deseaba fervientemente ser Courtney, cuando todavía era bi. Pero en Vogue acaban de decir que los viernes huelen a smellliketeenspirit  y entonces los viernes dejan de ser los viernes de Ray, dejan de ser los viernes de caídos del cielo y de ser los viernes de todos somos ángeles y pasan a ser otra cosa. Pasan a ser a los viernes de la blogera de moda de Vogue y todo sabe diferente.

Me pongo en honor a esos viernes smellliketeenspirit, me lo pongo varias veces, me lo pongo varias veces, me lo pongo varias veces…Hello, hellohello

Los viernes son el día de venus, la diosa del amor y las prostitutas, la diosa que se simboliza como una paloma. Como la paloma  del espíritu santo y  los viernes se convierten en la herejía del cristianismo. Es el día metáfora de mis noventa como el sábado es la metáfora para los setenta.

Suena la voz de Kurt:

Hello, hello, hello, 

a deniall

a deniall

a deniall.

La primera vez que la escuche, la primera vez que tuve consciencia de ella era un mediodía con sol, había clase por la tarde. No recuerdo de que era la clase no recuerdo si era para diseccionar a una rana o para el test de cooper. Como todos los días estaba en casa de mis padres, en el salón de su casa, entre y puse la tele. A esa hora, al mediodía, ponían en el plus un programa de los cuarenta principales, entonces llevaba unas botas de chupamelapunta y unos vaqueros muy ajustados negros. Y ahí estaban las converse, los calcetines blancos, los jerseys de rayas y la animadora tatuada. Todos eran zombies siguiendo el ritmo hipnótico del maestro rubio de ceremonias.

Me quede hipnotizada. Yo era otra zombi más.  hello, hello, hello …Y, a partir de ahí, todo dejo de ser lo que era para ser otra cosa.  Entonces todo paso a ser las Drmartens, los 501 desgastados y quemados los bajos alguna tarde perdida en un local, los jerseys grandes comprados en la sección de hombres del corte inglés, paso a ser el sexo precoz y precario de los portales y de las casas de los padres que se iban de fin de semana. Paso a ser  el subirme encima de los coches y gritar que eramos ángeles y príncipes. Paso a ser la orgía de hormona adolescente de cerveza, de tequila, de patatas fritas.

Pero ahora smellliketeenspirit  ha salido en la sección de Vogue de la bloguera de moda y todo parece un poco más mentira y todo el significado parece un contenedor vacío. Todo ese significado suena algo más perverso, todo ese significado que para mi, y mi mitopóyesis tenía el Smellliketeenspirit suena más vendible aún, suena más canjeable que en los noventa y suena y huele a cualquier cosa que quiera parecerse a viernes. Y es entonces cuando descubres, cuando crees, que ese sonido es un sonido empaquetado y no sabes qué demonios ha pasado para que todo esté en la entrada del viernes de la blogera de moda de Vogue.

Ahora con el tiempo todo recuerda más a historias del Kroner, ahora con el tiempo, no tengo claro que la manera en que yo me apropie de aquello, que la manera en que yo creí que eso explicaba lo que sentía, explicaba lo que yo creía sentir, no ha  ayudado a que en la entrada de este viernes de la blogera de moda de Vogue diga que los viernes huelen a smellliketeenspirit.

Tradición, traducción y traición.

No sé. No lo tengo  nada claro. Cuánto de lo que proyectamos de nosotros/as en los/las demás es nuestro o busca un estatus. Cuánto de lo que intentamos coger del otro/a no busca robar su alma, no busca robar su esencia, para olvidar la esencia de la que ha partido, para escupir y pisar la esencia de la que se ha partido. Copia de la copia para borrar el original pero ¿ha existido alguna vez el original de Smellliketeenspirit?.




“El poder del miedo”, nuevo disco de Send

“El poder del miedo”, un título muy adecuado para estos tiempos, es el nuevo disco del popular grupo burgales SEND que se presenta en concierto el próximo 18 de abril en la Sala Estudio 27 de Burgos. (Bajos del Plantío.) A las 22.00 horas. Un nuevo disco donde se adentran en el género del terror y el amor por todo lo alto.




Soledad

Por Laura Acosta y Macarena Abellán.

La soledad, según la RAE, es la carencia voluntaria o involuntaria de compañía, y todos necesitamos de ésta en algún momento de nuestra vida.

Le tenemos miedo porque estando con ella suele descubrirnos, pero es la única que nos entiende y nunca cuestionará todo aquello que pensemos.

Objetivos:

-Tratamos, con la colaboración de Antonio Codina, un proyecto en el que el espectador consiga sentir esa tensión que el protagonista siente, ya que éste está solo. En su rincón de pensar(se), de pensar en esa ausencia, de reflexionar sobre sí mismo u otras circunstancias que le afecten. Soledad en la que se eche de menos o en la que él mismo se encuentre cómodo. Soledad efímera y necesaria. Soledad en la que nuestra voz interior cree un eco y nos haga reaccionar y encontrarnos.

Exposición.

Autorretrato, por Laura Ré.

Texto de la exposición, por Macarena Abellán:

Buenas chicos, yo soy la compañera que junto con Laura Acosta está llevando a cabo esta instalación artística.

Comentaros que este proyecto surgió el año pasado, causa de mis incontrolables desvaríos y con el fin de conseguir plasmar la idea de soledad. Pero no la soledad como un sentimiento negativo que nos invade e incomoda, sino la soledad como parte inevitable de la persona (de nuestro día a día)

La soledad es según la RAE, la carencia voluntaria o involuntaria de compañía. Y es que todos tenemos de ésta en algún momento de nuestra vida, ya sea porque necesitamos conocernos, porque nuestras situaciones nos lo imponen, o simplemente porque necesitamos pulsar el pause y respirar, Por ello, este proyecto ha terminado desembocando en la instalación con la que ahora trabajamos.

Ya el año pasado, después de mis primeros chapurreos audiovisuales, en los que trabajé con este concepto, Laura Acosta y yo decicimos unirnos y seguir con la misma temática, pero de manera conjunta.

Intención que este años continúa y se renueva con esta instalación en la que el concepto de soledad se expande.

¿Qué es una instalación? es una buena pregunta que a cualquiera se le puede plantear. Pongamos que ésta es una actuación artística in situ, es decir, en un lugar determinado.

Y bueno, en esta intención de trabajo artístico tratamos al ser humano como sujeto que forma parte de una sociedad en constante huida o búsqueda de su persona. Proceso evolutivo en el que la SOLEDAD es parte indispensable.

De ahí que nosotras busquemos retrataros a vosotros como sujetos independientes, cada uno con su pequeña soledad (autobiografía), inmersos en un bullicio llamado sociedad.
Un saludo grandísimo a todos,y gracias




Píldoras de surrealismo

Hablemos de la música de Jefferson Airplane

Hablemos de la música de Jefferson Airplane, una banda iconográfica del Verano del Amor, concretamente del disco Surrealistic Pillow; recomiendo escuchar los directos de White Rabbit y Somebody to love, las mejores canciones. El disco Surrealistic Pillow es donde Grace Slick se erige como profeta de la psicodelia, examinando los vídeos de los directos concluimos que la cantante no se dirige al público; habla directamente a nuestra mente (invocándola varias veces) y el eco de su voz retumba como el impacto de una larga y sabrosa calada; entonces, el efecto de la droga se desata. White Rabbit se inicia como el cuento de Alicia en el país de las maravillas, la niña se va durmiendo poco a poco y, como en el cuento de Carroll, la distorsión de la realidad sorprende a Alicia, que acaba aceptando que ese día ocurrían cosas muy raras. White Rabbit comienza con cierto recelo, aunque pronto nos convence de que debemos resolver los acertijos lógicos del cuento de Carroll, comprendiendo así la canción. Al igual que ocurre con los efectos del cannabis, la dimensión de los cuerpos y las cosas varía engrandeciendo o empequeñeciéndose; Alicia come un pedazo de tarta (una píldora o un pastel de hachís) y apenas cabe en la habitación. Grace Slick sabe que nos ha transportado a su terreno, que una nota grave podría quebrarnos; entonces es cuando Grace libera todo un discurso religioso. White Rabbit es, en mayor medida que Somebody to love o el resto de canciones del disco, un discurso religioso (recordemos que Carroll fue diácono). Grace Slick sabe que no tiene que convencernos de nada; ya amamos la psicodelia, queremos colocarnos y viajar; tan convencida está que se permite la osadía de sonreír descaradamente; otro signo que me indica que habla a mi mente, no a mí ni al público que la escucha. Nos tiene en el bolsillo, y libera el discurso como si estuviera recitando la biblia de los colgados. Grace Slick es una profeta, la hija de Dios, y White Rabbit una canción religiosa. Los colgados rezamos a Jefferson Airplane, alabados sean.

El componente religioso del disco no desaparece en Somebody to love, la canción más emotiva que he escuchado. La canción se inicia después de que nos haya sucedido algo maravilloso; hemos rechazado las imposiciones de la cruda realidad, acallando las palabras feas que alguien nos dirigió, relegando los rostros fruncidos y los dolores de estómago como si en la habitación en que escuchamos la canción se hubiera detenido el curso del tiempo y sólo restaran la armonía de la naturaleza y el humo de los papeles que quemamos. Por eso es importante escuchar esta canción tras el Conejo Blanco, que sirve de introducción al viaje. Somebody to love es la continuación del sueño de Alicia. Desde el púlpito de la iglesia Grace Slick nos dice que después de todo restará la libertad; dice que, aunque pensemos que estamos recluidos en una antro oscuro, en ese preciso instante nuestra mente viaje a los lugares más hermosos que podamos imaginar; habla de amistades, de amor y de sexo al aire libre, pero ante todo se recrea en paisajes de agenciamientos y libertad. Somebody to love es como una de las canciones cristianas que celebran el amor de Dios, una oración destinada a quien ha abrazado la fe y siente el abrazo del Señor.