image_pdfimage_print

El mes de Abril en las zonas tropicales le confiere al sol la capacidad de tostar tu piel en cosa de minutos, la arena de la playa quemas las plantas de los pies poco acostumbradas a caminar sobre brasas, los turistas parecen disfrutar de este infierno mientras se alcoholizan viendo el caribe arremeter con sus olas contra la costa.

A Ana le pareció encantador que Héctor decidiera comprar este paquete de luna de miel en este clima muy distinto al de su Burgos natal, recorrieron las calles y playa de aquella isla perdida en las costas de Nicaragua, Little Corn Island, al llegar la noche subieron al cuarto de hotel, Héctor salió en busca de una botella de ron, Ana sentía como si su piel comenzara a evaporarse y encendió el aire acondicionado y agradeció el gélido frio que le refresco la piel, Héctor regreso con el ron, bebieron unos tragos, Ana se despojó de sus ropas y beso suavemente el cuello de su esposo que parecía perdido mirando por la ventana, acaricio las piernas de Héctor y cuando quiso tocar su pene, Héctor despertó de su trance y se levantó súbitamente. – No así no, aquí no, así no puedo- decía con palabras entrecortadas mientras sudaba como un condenado, se dirigió a la puerta de la habitación y salió corriendo, Ana confundida y asustada corrió tras de él y le encontró sentado muy cerca de la playa sobre la arena que aún estaba caliente, Héctor sollozaba como un niño.

-Que te ha pasado, me asustas- le dijo evidentemente preocupada. –Te lo contare todo pero por favor no te rías, dijo Héctor con los ojos clavados en el suelo de la playa.

-Todo paso cuando yo tenía 16 años, organizamos una fiesta con los amigos e invitamos unas chicas, después de unas cervezas una de ellas me dijo que quería coger conmigo y bueno Ana esa sería mi primera vez , pero bien, ella me llevo a una de las habitaciones de la casa, me pidió que me desnudara y cuando quise acercarme, los chicos encendieron las luces de la habitación y vaciaron sobre mí el agua de la cubeta donde enfriamos la cerveza, eso me marco de por vida y me provoco criofobia , Ana le temo a los lugares y cosas heladas y por eso te traje al caribe en verano, porque cuando hace frio no puedo tener una erección.

Ana supo en aquel momento que lo amaba, y ese sentimiento fue lo único que evito que explotara en carcajadas, hicieron el amor sobre la arena de manera intensa pero no hasta el amanecer porque en el caribe hace frio en las madrugadas.