image_pdfimage_print

El corazón de la ciudad
late de medias verdades,
puede darte la ansiedad
si esto bien tú no lo sabes.
El corazón de la ciudad
tiene solo dos mitades,
una hecha de maldad
y otra de debilidades.
El corazón de la ciudad
es como sus habitantes,
con su parte de bondad
y maldades galopantes.
El corazón de la ciudad
hace de molinos, gigantes.
Pierden con facilidad
el norte los caminantes.
El corazón de la ciudad
late fuerte cuando quiere,
a veces con crueldad
y otras como un Miserere.
El corazón de la ciudad
nunca pasa y nunca muere,
mueres tú, y esto es verdad
o mañana o al que viene.
El corazón de la ciudad
os educa y entretiene.
En la sombra, la verdad
el de siempre nos mantiene.
El corazón de la ciudad
puede que a veces no suene,
pero es en realidad
cuando más fuerte te hiere.