image_pdfimage_print

Guerra en Siria

“Cuando los ricos se hacen la guerra, son los pobres los que mueren”. Así nos comentaba el premio Nobel, escritor y filósofo Jean Paul Sartre lo que es la guerra para él, y lo cierto, es que no andaba nada desencaminado, es de sobra conocido que quienes empiezan las guerras no están en ellas, que quien al final acaba pagando las consecuencias es el pueblo llano frente a la riqueza que obtienen las élites económicas que las inician.

A día de hoy, nuestro puto de mira se sitúa en Siria, donde un grupo calificado por la prensa occidental como “rebeldes demócratas sirios” financiados por Estados Unidos e Israel, que, una vez más, les ha salido rana creando un monstruo tal y como es el Estado Islámico o ISIS. Como todas las guerras, se generan daños calificados por las instituciones como “colaterales” que son tales como la movilización de miles de personas hacia otros países huyendo de la guerra y pérdidas tanto materiales como económicas como humanas.

Estos refugiados se enfrentan a un largo y duro camino hacia Europa en el que los distintos gobiernos no están muy dispuestos a tenderles una mano a estas pobres personas. El gobierno húngaro con su presidente el ultraconservador y xenófobo, János Áder, está construyendo una vaya de alambre con espinos para impedir la circulación de refugiados así como ha intensificado la represión policial, dado impunidad a grupos de extrema derecha que han dado palizas a refugiados y reforzado los puntos de control fronterizos.

Si bien, tenemos gobiernos crueles y poco considerados, también los hay hipócritas, ya sean de España, Alemania o incluso el mismo Estados Unidos, quienes han financiado y hecho posible esa guerra y ahora se desentienden de las verdaderas víctimas. Pero no todo es malo, muchos gobiernos del mundo se han ofrecido a acoger refugiados como el gobierno croata, el boliviano o el venezolano, así como una multitud de ayuntamientos por todo nuestro territorio nacional.

Esta migración masiva ha provocado la reanimación de sentimientos y grupos cuyo único objetivo es el odio hacia el diferente, el odio por alguien que también es un ser humano, el racismo es una cuestión que muchos creen superada, pero está claro que no, el racismo nace de la ignorancia y el egoísmo.

Raza sólo hay una, la humana.