image_pdfimage_print

 

Misterios del universo que no debía resolver.

Las respuestas estarían dentro de mi interior.

Noche entera en vilo por un estúpido nerviosismo.

Barato aroma a pachuli. Millas al encuentro de tu amor.

Veo tornarse marrones las hojas que caen.

Trepo al árbol en busca de imaginación.

Fantaseo entre fantasmas deambulantes.

Es como si mi cuerpo perdiese 21 gramos de alma

por estar a tu lado; fuiste Geisha; eres Musa.

¡Oh!, entonces la vida es bella, la vida es maravillosa.

Llevo el fusil por si cualquier cosa.

Cielo de vivos colores y flores de nieve,

deja que siembre y recolectemos ya por diciembre. El zorro y la liebre.

Rojo amanece si tú apareces, rojo mi corazón de tenerte por siempre.

Sigue y vuelve. Ven para quedarte; al hogar y la lumbre.

Yo te ofrecía un lugar donde hospedarte,

tú hacías fuego para no helarte.