image_pdfimage_print

Desde Grecia nos hacen llegar una valoración sobre el referéndum.

Tras la victoria del “No” en el referendo celebrado en Grecia este domingo para que el pueblo decidiera si aceptaba o rechazaba el acuerdo de la Troika, expertos aseguran que gana la dignidad y la reivindicación. Para el analista Basem Tajeldine, los griegos se enfrentarían a varias alternativas: la primera es la propuesta del Primer Ministro, Alexis Tsipras, de presionar a la Troika para que haga una rebaja del 30 por ciento de la deuda, además, de un período de gracia de 20 años. Sumado a eso, también se podrían incrementar los impuestos a las clases pudientes y no a la clase obrera. La ilegítima deuda helena La otra alternativa que se ha venido manejando y quizá la más viable es la salida de Grecia de la zona euro, que significaría el rescate de su propia moneda nacional (Dracma), su soberanía monetaria y financiera, así como el inicio de su acercamiento hacia Rusia y China, países que podrían brindarle ayuda económica.

No es posible predecir exactamente qué sucederá en Grecia: “¿La salida de Grecia de la UE, la adopción de determinadas decisiones en el Consejo Europeo, u otras acciones de este tipo? Lo que pasa es que estos procedimientos no existen realmente”. Otro posible escenario es que Grecia entre en ‘default’ ante el Banco Central Europeo (BCE) si este decide congelar los fondos de emergencia para los bancos griegos. El Primer Ministro, Alexis Tsipras, posiblemente reanude las negociaciones con los acreedores, pero difícilmente los altos cargos europeos aceptarán acordar un nuevo “plan de rescate”.