image_pdfimage_print

Somos un intermedio entre inexistencias,
gota en océanos insondables, infinitos.
Cúmulo de elecciones y de sentencias,
segundos de horas de días marchitos…
Retales de piezas de puzle incompleto,
siempre anhelando lo que no tenemos.
Mitades a medias con el cerebro prieto,
no sea que en aprendiendo, cambiemos.
Y mientras mundo gira, se piensan quietos,
aquellos que no irán a parte alguna,
siendo mejor que estuvieran muertos,
pues para vida así, mejor, ninguna.
Yo, mientras, voy coleccionando silencio,
aunque sé que a la verdad, dejo muda,
porque más tonto que discutir con necio,
es discutir y que no surja la duda.