image_pdfimage_print

 

 

Isla enrojecida,

sangre derramada en breves oleadas:

mapas de sangre y gobierno sanguinolento.

Los isleños se han nacionalizado

han tejido sus propias banderas

y discuten en inexplicable lenguaje.

Cuando hablo:

las palabras como burbujas ahogadas

antes de alcanzar la superficie

de los mares que ciñen

la isla roja.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *