image_pdfimage_print
Asamblea de vecin@s de Gamonal (EFE).


La calle Vitoria nunca había lucido un aspecto tan radiante, crepitando en la punta de la mecha. El miedo es sólo una idea con la que hay que dialogar; Méndez Pozo y Lacalle sí que están asustados, habiendo sopesado la posibilidad de que se les haya acabado el asunto de expoliar y explotar a la ciudad, robando y reprimiendo a l@s trabajadores y vecin@s, la burguesía y sus lacayos del ayuntamiento-militar se preguntan si el incipiente movimiento social, conformado no sólo por las asociaciones vecinales sino también por jóvenes que afrontan su etapa de socialización política, les impedirá seguir en su actual posición, dominante pero discutida y desentrañada parcialmente.

Quiero saber que ha ocurrido estos días, para un periodista es complicado. Comprendo los recelos, yo también combato la manipulación informativa y la criminalización que utilizan los medios-basura, por suerte existen fuentes y opciones independientes.  He llegado a la altura de Telefónica, un anciano grita a los antidisturbios que la gente no tiene para comer, desencajado, casi afónico.

¡Dejad de apalear a los chavales del barrio! ¿No tenéis vergüenza? Son vuestr@s hij@s, maldita sea. El anciano despierta la aprobación de los manifestantes, que se conducen a comisaría para exigir la absolución de sus compañer@s detenid@s.

Minerva es el nombre inventado de la manifestante que me informa, vive en Gamonal y ha venido acompañada de sus amistades. Se niega a revelar su auténtica identidad. Asegura que Burgos es una ciudad invadida y ultrajada por los agentes-k, camuflados con un uniforme y armados hasta los dientes, los agentes-k disparan a la cabeza de los manifestantes y golpean, asegura Minerva, deteniendo a transeúntes y machacando sus cuerpos. Agazapadas en sus madrigueras, alimañas en cada esquina que saltan a morder, venenosas, de dientes afilados, escuchan impertérritas que se vayan, se vayan, se vayan, pero aquí siguen, dice Minerva.

Cuando te lo han quitado todo, también el miedo ha desaparecido. La chica se sube la palestina y en sus ojos no hay miedo, sólo una hoguera de futuros y quimeras derribadas, calcinadas en esta sociedad autoritaria; hay rabia, la haine extendida como moléculas en acción. Te lo han quitado todo, se han reído de ti expandiendo la sangre y la mierda, y si protestas eres un@terrorista.

La calle Vitoria es de tod@s, así Minerva. El asunto del Bulevar y la especulación urbanística, la gota que ha colmado el vaso. Pregunta al resto de gente cómo está Gamonal. El estado de los servicios públicos del barrio, abandonados y faltos de inversión pública. Las actuaciones del ayuntamiento se focalizan en beneficiar a las empresas constructoras y al entramado mafioso que domina la ciudad. Como ejemplos del mal estado mencionaremos el polideportivo Mariano Gaspar, la biblioteca Gonzalo de Berceo, el centro de salud de la Antigua, la guardería infantil de Río Vena, los garajes inundados y las calles encharcadas a la salida de unos colegios agrietados, y lo que es más importante, la insoportable tasa de desempleo y precariedad en un barrio que entiende que, su única oportunidad frente a los desahucios y la miseria, ante la necesidad y la desesperación de miles de familias que no alcanzan a final de mes, es la lucha.

Caminamos hacia la comisaría. Unas señoras mayores comentan, indignadas y ante la mirada de unos agentes-k que priorizan y protegen el derecho a la propiedad privada antes que el derecho a una vida digna, que uno de sus allegados se ha visto obligado a desplazarse hasta Pamplona para recibir sanidad pública. Y es que el conflicto entre la clase burguesa, simbolizada por la figura del cacique local, alias Méndez Pozo, y la clase trabajadora organizada en Gamonal, en los sindicatos, asambleas y colectivos, se traslada a todos los ámbitos de la ciudad y del Estado. La burguesía pretende expoliar los servicios públicos y otro de los ejemplos más sangrantes, según se desprende de las entrevistas personales que mantuve con algun@s manifestantes, era el del Hospital Universitario de Burgos.

Los síntomas del enfermo se advierten cuando se desentrañan las relaciones de poder. Con respecto al Hospital Universitario de Burgos:

¿Qué empresario no firmaría a ciegas un contrato con una administración pública si ésta le garantiza una rentabilidad anual cercana al 7%? La respuesta, en tiempos de crisis, parece clara: posiblemente ninguno. Sin embargo, este planteamiento, que parece ciencia ficción, forma parte de las condiciones del contrato que la Junta de Castilla y León firmó con la UTE Nuevo Hospital de Burgos S.A. el 28 de abril de 2006 para construir y explotar, durante 30 años, el centro hospitalario burgalés.

[…]

Al amparo de esta cláusula, los promotores presentaron un plan de negocio que suponía una Tasa Interna de Rentabilidad del 7,11%. Sin embargo, la modificación del proyecto original y el retraso en la puesta en marcha del hospital redujo de forma considerable esa tasa hasta el 4,9%, por lo que los concesionarios pidieron a la Junta una revisión que finalmente fue autorizada y se situó en el 6,9%, con todos los parabienes de la Tesorería General de la Junta.

[…] enla memoria de cuentas anuales abreviadas de la Sociedad Anónima Nuevo Hospital de Burgos, referidas a los años 2009 y 2010, figura la firma, como “representante de la Junta de Castilla y León (Sacyl)” del ex delegado territorial de la Junta en Burgos y actual senador Jaime Mateu Isturiz. Junto a la suya, constan también las de los conocidos representantes de las sociedades que conforman esta UTE con rentabilidad garantizada por la Junta: José María Arribas, Roberto Rey Perales, Jesús Arranz Acinas, Antonio Miguel Méndez Pozo, Pablo Bel Rafecas, Rafael Martín de Nicolás Cañas, José Rolando Álvarez Valbuena, entre otras firmas (1).

— ¿En todos los casos aparecen los mismos nombres?

— Méndez Pozo, Arranz Acinas… son los dueños de esta ciudad. El problema es que las instituciones, en el caso del Bulevar hablamos del ayuntamiento pero en el hospital nos referimos a la Junta, se han convertido en instrumentos para servir los intereses de estos empresarios sátrapas — dice Minerva— El canon que la Junta pagará hasta 2037 ha pasado de 37 a 71 millones de euros, el coste de la instalación hospitalaria se ha incrementado en 150 millones y el PP se niega a investigar dicho sobrecoste.

— Gracias por la información, la publicaré con un nombre inventado, un pseudónimo. ¿Cuál te gusta?

— Minerva significa la diosa de la sabiduría y de las artes de la guerra…. La gente está aprendiendo y politizándose en estas protestas. Gamonal es un barrio obrero con experiencias auto-gestionadas, quién mejor que los vecin@s para gobernarse, en las asambleas de barrio, en las fábricas y centros ocupados, organizando huelgas, movilizaciones que despierten conciencias.

Siguen llegando manifestantes, encaramándose a los jardines y las aceras, plantados enfrente de la línea de agentes-k, que provocan con la pretensión de atemorizar a la gente. Minerva saluda a los compañer@s de los movimientos sociales que también secundan y apoyan estas movilizaciones; contra los desahucios, porque la clase trabajadora pueda formarse en una escuela pública y acceder a un trabajo digno, por la sanidad y contra la ley mordaza.

Según Minerva, habiéndose instalado 16 cámaras de video-vigilancia, diseminadas por Burgos como vórtices de control insertos en una sociedad autoritaria, el debate y la contestación han resultado tibios, y me ofrece algunos argumentos mientras la manifestación se dirige a la sede de Promecal-Oficial, un nido infesto y vomitivo de sabandijas que, escudándose en su cobardía y docilidad, mantienen un empleo como “periodistas”; mienten y lo saben. Minerva asegura que Diario de Burgos impulsó la campaña a favor de la instalación de las cámaras de video-vigilancia, otra medida impuesta desde los altavoces de Méndez Pozo 

Además de tratarse de una medida extremadamente cara, cuenta con unas limitaciones vulnerables y, por tanto, peligrosas; los gestores de la videovigilancia tienen la potestad de saltarse la restricción de grabar únicamente durante las vísperas de festivos, si lo ven necesario (2). Hablamos de una medida orientada al control social, plagar la ciudad de cámaras y blindar esa “cláusula” que permite saltarse la restricción, grabar una manifestación u otros actos políticos, por ejemplo. Y lo peor es que las cámaras no sirven para reducir el número de delitos; es un hecho que las estadísticas se encargan de reflejar una y otra vez. Las cámaras no hubieran evitado el inicio de la pelea  por la que por desgracia aquel joven burgalés sigue en coma desde finales de 2010. Además, a pesar de lo que apuntan algunas voces, tienen una validez probatoria muy limitada incluso en el actual sistema jurídico. El control aplicado hacia l@s de abajo; cabría preguntarse quién vigila a los poderosos, banqueros y constructores, empresarios que evaden impuestos y políticos que aceptan sobornos, la clase burguesa envía a sus agentes-k, que protegen las puertas de Promecal – Oficial, riéndose y sabiéndose impunes.

— ¿Cuántos detenidos han conllevado las protestas?

  En Burgos,  cerca de cincuenta. En otras ciudades, ni idea. Barcelona, Madrid, Vigo, Zaragoza… la solidaridad se ha extendido por todo el Estado — dice Minerva.

— ¿Y cuál ha sido la actitud de los agentes-k?

— Decretaron un toque de queda ilegal; habiendo entrando en los portales y sacado a la gente a golpes, apaleaban a chavales que podrían ser sus hij@s, deteniendo a menores y disparando con pelotas de goma a transeúntes. ¿Has visto los vídeos?

— Vi el vídeo de unos padres desesperados que pedían la ayuda del barrio. Su hijo había salido de casa; no hizo nada ilegal, pero los agentes-k lo detuvieron. Entonces su padre se acercó a los agentes-k y gritó que le pegaran, que le golpearan a él pero dejaran en paz a su hijo, abriéndose la camiseta. Unas imágenes terribles.

La sede de Promecal-Oficial, coloreada por un espectáculo de láseres. Las luces rojas apuntan a los culpables de la manipulación, tejiendo formas sobre una fachada, prefabricada y vacía, sobre la que se proyectan las sirenas azuladas que cantan los porteros contratados por el patrón. Se cierran las ventanas, las sabandijas desaparecen de sus despachos y se esconden, extrañadas ante un enfado tan lógico y palpable; bandas itinerantes de abuelas y niños, atentados y aquelarres vecinales, entre otras lindezas.

 Después fuimos a la Zona Cero, el epicentro del volcán. Lava en erupción, la rabia de un pueblo que lucha. El viento agita las pancartas que cuelgan de las terrazas y los altavoces se escuchan a lo lejos; mientras, las pintadas se reproducen por las paredes como recuerdos desde una conciencia ocultada.

Mi vista ha empeorado, así Minerva. Para mí, la calle Vitoria es un lugar liberado, los ladrillos vistos y las calles tensionadas de alambres, obrer@s con el rostro destartalado por la opresión, jóvenes desprendiéndose del miedo y ancian@s y vecin@s contra la ocupación de la ciudad, de sus vidas. Los agentes-k introducen agentes nocivos; el viernes se detectaron dos infiltrados y fueron expulsados. Una provocación constante.

Le propongo a Minerva que nos acerquemos a la zona de la asamblea, junto a los toldos, y escucho con atención. Creo haber oído que se paralizan definitivamente las obras, algun@s lo celebran pero yo no acabo de creerlo. Según tengo entendido, por la mañana se han producido movilizaciones con ocasión del pleno del ayuntamiento, que ha votado en contra de paralizar las obras de forma definitiva.

Suena el teléfono de Minerva.

— ¿Es cierto? ¿Sí?

— No me lo creo — digo, apremiándola para que confirme la noticia.

— Lo están diciendo en todos los sitios. ¡Hemos ganado!

— ¡Qué viva la lucha, de la clase obrera!

Las protestas han paralizado la especulación urbanística que beneficiaba a los empresarios y burgueses de la ciudad al tiempo que el barrio y la ciudad perviven en la miseria, el paro y la precariedad. El siguiente paso es extender las luchas, vinculándolas. Los recortes, y este sistema injusto y autoritario, nos afectan a tod@s.

—–

En la siguiente página encontrarás la forma de solidarizarte con el cerca de medio centenar de encausad@s por las protestas, puedes aportar testimonios, vídeos e información sobre la brutalidad de la actuación policial.

Por el momento se está recogiendo dinero a través de huchas y cajas en las manifestaciones y acciones que se están desarrollando en contra del bulevar. Pero para aquellas personas que están fuera pero quieren apoyar esta lucha se ha habilitado una cuenta corriente para que se puedan recibir donaciones solidarias.

  LA CAIXA _ Nº de cuenta: 2100 2317 11 2100784328

      Concepto:  SOLIDARIDAD GAMONAL

Fuentes:

1.       Vivas, Germán (2014); Millonario transfusión para garantizar una rentabilidad de casi el 7% a las empresas que construyeron el hospital de Burgos. últimoCero.

2.      Agustí, Modesto (2014); Sonríe, te estamos vigilando. Diario de Vurgos(B).