image_pdfimage_print

Publicado en Cuartopoder

Tras su paso por las zonas acosadas por Estado Islámico e iniciar su periplo por países del sur de Europa, los contenidos combativos de la Caravana Feminista se van acercando a las reivindicaciones familiares en nuestra acción política: erradicación de la violencia de género, igualdad en el empleo… Sin embargo, una de las características de esta acción feminista internacional es la dimensión de la lucha de las mujeres. Lo vimos en la acción de visibilización de las mujeres de Mauthausen y se ha manifestado en las siguientes actuaciones de Austria, Suiza y Francia, realizadas en mayo y junio.

Siguiendo el recorrido de esta 4ª acción internacional, desde la última información publicada por cuartopoder.es, es imprescindible pararse en el 24 de abril cuando las mujeres de la Caravana Feminista y de la Marcha Mundial de las Mujeres (MMM) recordaron a las más de 1.100 trabajadoras y trabajadores de las fábricas textiles muertas en el incendio del edificio Rana Plaza (Bangladesh) en 2013, y a las más de 2.500 heridas y abandonadas tanto por su país como por los emporios transnacionales para los que trabajaban.

La acción fue secundada con intervenciones (actos, lecturas, protestas, etc.) también en España (origen de algunas de las empresas textiles deslocalizadas), México, Pakistán, Nepal, Turquía y otros países en los que la industria textil se aprovecha de la desregulación del mercado de trabajo y  de condiciones laborales establecidas como nuevos regímenes de explotación. Ciudades de Estados Unidos, Suiza o Canadá se sumaron a la denuncia. “No seremos esclavas del capitalismo” fue el mensaje común, con el objetivo de demostrar que en muchos países existe un Rana Plaza.

La codicia del capital fue objeto de las movilizaciones realizadas desde Chiasso (frontera italiana), hasta Zug (Suiza). Allí, las mujeres de ambos lados de la frontera se unieron para denunciar este “paraíso fiscal que alberga las sedes de muchas corporaciones del mundo que utilizan este país para evitar pagar cualquier tipo de impuestos, que normalmente son lo que garantizan los servicios sociales en muchos países”, según el boletín de la Caravana Feminista. En Lugano (Suiza), el centro de la denuncia de las mujeres de la MMM fue la violencia: machista, corporativa, dirigida a los y las migrantes, afirmando que la solidaridad y la soberanía alimentaria son las respuestas a muchas violencias. Y es que para la Marcha Mundial de las Mujeres, y nos remitimos de nuevo a su boletín, “las políticas de austeridad, neoliberales, capitalistas e individualistas intentan confinar de nuevo a las mujeres al espacio doméstico.”

El acto central de la Caravana en Ginebra se centró en la situación de las mujeres migrantes: la estigmatización, los efectos de las políticas de austeridad y la creciente militarización y presencia armada, que conlleva violencia en la vida de los pueblos y de las mujeres, tanto en el Norte como en el Sur. En esta acción participaron mujeres del Comité Internacional de la MMM y se concluyó con la aprobación de una Declaración de refuerzo a la Caravana Feminista.

La soberanía alimentaria y los huertos urbanos fueron centro de las actividades realizadas con Vía Campesina en Austria y Suiza (ver abajo vídeo de Vía Campesina). Son éstas luchas alejadas de nuestra agenda feminista local. Aquí las mujeres feministas participan en estos temas, pero el liderazgo está más vinculado a movimientos ecologistas, barriales, urbanistas. Mencionar para comprobar la dimensión que tienen en la MMM estas reivindicaciones la acción convocada en Quebec, donde organizaron el sábado 4 de julio una flotilla de mujeres en kayaks y rabaska contra los oleoductos y las arenas bituminosas. La acción consistirá en una travesía por el río Outaouais desde Hudson a Kanehsatà:ke.

En Francia los contenidos reivindicados nos pueden resultar más cercanos: la presencia (ausencia) de las mujeres en los medios de comunicación; el derecho al cuerpo, al aborto; trabajo y autonomía financiera; migración y globalización…  fueron el centro de los debates en las paradas realizadas: Bourg en Bresse, Notre Dames des Landes, Le Mans, Montreuil y París, donde se ha hecho la evaluación de estos meses de Caravana, que recordemos salió de Turquía el 6 de marzo. Desde aquí, tras un merecido descanso, partirán hacia Bélgica y Alemania, para culminar esta fase entre el 2 y el 8 de agosto en Wojtowice (Polonia), en un Campamento Feminista Internacional para “integrar a gente activa en movimientos sociales que luchan por alternativas feministas a las formas actuales de explotación y opresión de la gente y la naturaleza”.

En la convocatoria del Campamento se presenta como “un espacio de debate de las estrategias feministas actuales de resistencia ante las formas modernas de limitar las libertades sociales y políticas, resistencia ante la reducción de las bases materiales de nuestras vidas: acceso a la tierra, a la vivienda y a la asistencia médica”, y tiene como objetivos “debatir sobre la situación de las mujeres durante la crisis neoliberal (tanto del estado como del capital), el papel de las mujeres en los nuevos movimientos sociales y la situación actual de los movimientos feministas.”

Parece un buen plan para agosto juntarse para compartir experiencias, estrategias y luchas, porque organizarse y defenderse del ataque permanente del capital y el patriarcado siempre es necesario, y si se hace desde una perspectiva lúdica, imprescindible.

ARVE Error: Mode: lazyload is invalid or not supported. Note that you will need the Pro Addon activated for modes other than normal.