image_pdfimage_print

            Los primeros exploradores humanos de Marte descubrieron el Monolito, semienterrado, en una de las laderas del Monte Olimpo. Provocó un inmenso revuelo en toda la Tierra; algunos nostálgicos evocaron otro Monolito: el de “2001, Odisea del Espacio”. Apenas desenterrado, se comprobó que éste era bien diferente: se trataba de un cubo perfecto de basalto; presentaba, sobre cada una de sus cinco caras visibles, una enigmática inscripción en jeroglíficos, runas, ideogramas y otros dos alfabetos totalmente desconocidos. Mentes preclaras y sofisticados ordenadores se consagraron a tiempo completo para procurar descifrarla. Cuando al fin lo lograron, el Secretario General de las Naciones Unidas transmitió aquel mensaje a la Humanidad entera:

            “Intentar desentrañar los secretos del Universo constituye, en la mayoría de los casos, tan sólo una inmensa pérdida de Tiempo.”

 

 

 

 

Una idea en “La inscripción”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *