image_pdfimage_print

Si entendemos el ocio como un acontecimiento de masas, comprenderemos la importancia política de zonas como las Llanas y las Bernardas, espacios orientados a las técnicas contra-limitativas, habiéndose establecido la diferenciación entre los roles sexistas y la cosificación de las relaciones sociales, por la forma en que el ocio es ofrecido y significado.

¿Cómo se ofrece el ocio?

Las Llanas se orientan hacia el público juvenil, un sector poblacional definido por el paro, la precariedad y la imposibilidad de emanciparse u organizar su futuro. En este sentido, debemos diferenciar entre los jóvenes que pueden permitirse conciertos y el gasto de las fiestas, y quienes no pueden hacerlo.

En la práctica, una de las diferencias consiste en que, quienes pueden permitirse las entradas y disfrutar de la fiesta en el interior de los pubs, escapan del control policial dirigido a perseguir prácticas como el botellón. La juventud precaria sufre, por tanto, un grado mayor de represión.

No obstante, un acontecimiento de masas reúne a distintas clases sociales, habiéndolas distanciado. En lo referente a la clase trabajadora, el ocio es ofrecido como una “desviación de sus intereses”; que a la joven precaria, nada le recuerde la opresión ni la necesidad de la lucha. Y el parado, que no lea ni una sola pintada, ni vea una pegatina, que se emborrache de ruido y olvide, olvide.

La industria del ocio terminó de instalarse en las Llanas cuando desplazó al movimiento okupa, que había desarrollado experiencias de auto-gestión en la Llana de Adentro. Los garitos alternativos como el Muro, el Kubo y el SanFran, se han convertido en un “espacio separado”.

Las pretensiones de la industria eran, por tanto, despejar las Llanas de significados políticos y acabar con la auto-gestión del ocio; habiendo potenciado el uso de técnicas contra-limitativas como el alcohol, aumentar los beneficios económicos, aun a costa de la violencia.

En definitiva, que a la juventud oprimida sólo le reste tiempo para sobrevivir; en la educación, habiendo sido convertid@s en máquinas de hacer exámenes y de obedecer, más tarde la explotación del trabajo. El ocio es el tiempo vacío y desconectado de su realidad como oprimid@s.

Teatro en las Llanas.

La seducción es teatralizada en el sentido de que, dependiendo de los roles sexistas, se representan unos papeles determinados. La práctica de ligar tiene lugar en un escenario económico que ni ha sido organizado por sus participantes, ni elegido; la centralidad de estos acontecimientos de masas en las relaciones sociales, sobre todo en las juveniles, representa a las Llanas, Bernardas o Bernardillas, como opciones dispensadas por la industria, sin alternativas de organizar el ocio ni relacionarse de distinta manera.

La ventaja competitiva de las Llanas se encuentra en la oferta de sexo, esto es, en la promesa de sexo. Si atendemos a la propaganda de los pubs y garitos, la mujer es “cosificada” enseñando pierna y delantera como un reclamo publicitario, habiendo encontrado referencias a un juego sexual que, en su teatralización, depende de la esperanza de esta noche, volver a salir, a consumir.

Presentar a unas camareras atractivas, u organizar fiestas sexuales en las que predomina el machismo, suponen una rentabilidad económica que se puede cuantificar. Cuando la oferta se orienta a la promesa de sexo, y el objetivo de la fiesta se convierte en la relación sexual, habiéndose desprendido de las inhibiciones a través del alcohol u otras sustancias, hablamos de que el sexo ha sido convertido en el objetivo, y la sexualidad sería entonces el objeto: el ambiente, el ligue o el baile, por ejemplo, perteneciente al marco económico.

La presencia de mujeres pasa a ser una mercancía con cierto valor. En un espacio hetero-centrado como las Llanas, donde el machismo es la norma dominante, los ritos de la seducción se rigen de la misma forma; y, la invitación a la fantasía, al calor humano y al poder colectivo, a otro tipo de relaciones más humanas y menos artificiales, queda relegada.

El colectivo LGTB apenas cuenta con garitos de ambiente, que han ido cambiando de dueño y cerrando con el paso del tiempo. Aunque se han producido tímidos avances en este sentido, activistas LGTB de Burgos señalaban la invisibilidad de las sexualidades no normativas en las Llanas.

Las fiestas universitarias.

En las fiestas de la Politécnica, a las que acudieron miles de jóvenes, se repitió el esquema de criminalización mediática y represión policial, desalojo de las mesas del Parral y amenazas con sanciones administrativas, donde algunas compañeras manifestaron que, en fiestas así, la mujer soporta el constante “acoso” o atención desmedida como “objeto de deseo”, además de otros ejercicios de la autoridad, que las interpela partiendo de estereotipos y prejuicios enraizados en el patriarcado.