image_pdfimage_print

Foto: BurgosDijital

 

Conflictos estudiantiles en Burgos.

Miles de estudiantes han sido expulsados de la universidad han sido expulsados de la universidad pública durante los últimos años de saqueo neoliberal, tras el recorte de becas y el aumento de las tasas, una privatización encubierta que se expande con el llamado “3+2”, o sufriendo el empleo precario para el que prepara una Formación Profesional sin medios, carente de los materiales suficientes y de profesorado, faltando diversas sustituciones de profesorado en institutos y facultades que han experimentado conflictos en Burgos, como los centros Martín Aguilera, Sánchez Albornoz, Escuela de Artes, o el Diego Porcelos, así como el conflicto por las cámaras de vídeo-vigilancia en Humanidades o Enfermería de la UBU.

Podríamos así extender una larga lista de problemas y conflictos, incluyendo aquellos centros cerrados por los recortes, las bibliotecas públicas en un penoso estado y con falta de personal, el impulso a universidades privadas como Isabel I, así como el impulso a la educación concertada que, en Burgos, se encuentra controlada por sectas religiosas como el Opus Dei que cuentan, al mismo tiempo, con una destacada presencia en la UBU, centro público en el que la Pastoral Universitaria sigue realizando misas y actos religiosos, pese a las quejas de los y las estudiantes.

Ante los planes de Wert de privatizar la universidad de todos y todas, y de ahogar la educación pública para que los hijos e hijas de la clase trabajadora se dirijan hacia trabajos precarios, como mano de obra barata y mentes fáciles de manipular, suponiendo la cultura y la educación pública una forma idónea de construir pensamiento independiente y crítico ante el estado injusto y desigual de las cosas, que ahoga a los y las estudiantes, en huelga el 26 de febrero, a una vida marcada por la precariedad en el trabajo. Mientras, los hijos de la clase acomodada, la burguesía, la casta, como queramos denominarlos, se especializan en los carísimos másters y encuentran empleo con un sueldo y unas condiciones que tienen muy poco que ver con la explotación tan lesiva, característica de los empleos precarios.

Tras la LOMCE, la privatización sigue avanzando.

¿Qué otra alternativa, si no es el empleo precario o el desempleo, quedará a los y las estudiantes que no puedan sufragar los más de 20.000€ que costará el título universitario, en caso de aprobarse el decreto conocido como 3+2? Los planes del gobierno consisten en reducir los grados de 4 años (240 créditos), a 3 años (180 créditos), de forma que los estudios de grado sufrirían una gran devaluación, de cara a encontrar trabajo no valdrían mucho si no fueran acompañados al menos de 2 años de másters. El ministro Wert miente al decir que el 3+2 nos acerca a Europa, porque en España el coste de los másters es mucho más alto que en otros países. En concreto y refiriéndonos al Estado español, de media el crédito de máster es un 67% más caro que un grado. Esta relación tan alta (y cara) no se da en la mayoría de los países europeos, dado que 11 países tienen universidad pública gratuita.

La respuesta de los y las estudiantes: asambleas, encierro y huelga.

Hace unas semanas se concretaban los contactos mantenidos por gran parte de las organizaciones juveniles y estudiantiles que vienen desarrollando su trabajo político en torno a la defensa de la educación pública, en el ámbito de Burgos capital, con la convocatoria de distintas movilizaciones a partir del 24 de febrero. La Plataforma por la Escuela Pública, Laica y Gratuita apoya dichas protestas y participará de las mismas.

El 24 de febrero (19h, hall de la Facultad de Humanidades de la UBU) una asamblea abierta que llama a la participación de tod@s l@s estudiantes, en la que debatir sobre cómo les afectan los recortes y el aumento de las tasas, decidiendo cómo enfrentarlos a través del curso de las movilizaciones. Continuarán las protestas el 25 de febrero con el encierro en la Facultad de Humanidades (a partir de las 17h), durante en el que se plantearán talleres sobre la lucha estudiantil y sobre la incidencia de la LOMCE. Ya durante huelga del 26 de febrero, los y las estudiantes se organizarán en piquetes informativos, para anunciar a sus compañer@s las consecuencias de la depredación de la educación pública y el decreto 3+2. Ese mismo día, el 26 de febrero huelga estudiantil y manifestación (12h, Plaza del Cid).