image_pdfimage_print

La Plataforma por la Sanidad Pública de Burgos puede felicitarse por el gran trabajo que está realizando a favor de la Sanidad con mayúsculas, y por el rotundo éxito de sus convocatorias. Está claro que el trabajo honesto y bien hecho, para favorecer lo que es de todos, se ve recompensado con el reconocimiento de los demás.

La jornada de hoy se puede calificar de gran éxito, ya que el grado de participación en las actividades programadas ha sido altísimo.

El protagonista indiscutible de la jornada ha sido Alain Verret, exdirector del CHSF, un hospital francés -de la región de París- de similares características a las de “nuestro” HUBU, que nuestros vecinos franceses lograron devolver al sistema sanitario público.

Por la mañana temprano ha tenido lugar una mesa de trabajo-encuentro con integrantes de las agrupaciones políticas que se presentan a las elecciones municipal y autonómica, para darles la oportunidad de conocer de cerca el caso de este hospital francés y para proporcionar elementos para la reflexión acerca de las claves políticas para la recuperación del mismo. Cabe destacar la asistencia de la práctica totalidad de las fuerzas políticas que concurren a los comicios de mayo, y el interés mostrado sobre este asunto.

A las 13 horas tenía lugar la rueda de prensa para presentar la jornada y para presentar al señor Verret, el máximo responsable de la dirección del hospital, que dimitió ante la disyuntiva de tener que aceptar como bueno un hospital que sabía que no estaba bien construido y que no era seguro, ni para los pacientes ni para los trabajadores.

Ya por la tarde, a las 20:00 horas, la Casa de Cultura de Gamonal se quedaba pequeña para acoger a todas las personas que se han querido acercar a conocer a Mr. Verret y escuchar su testimonio en directo, relatando las dificultades y los escollos encontrados en el proceso de devolución del hospital semi-privatizado al sistema sanitario público. La realidad de un hospital nuevo que había acumulado unos sobrecostos exagerados, que no cumplía con los requisitos mínimos de seguridad y cuya gestión público-privada ponía el sistema sanitario en una situación casi límite que podía llevar a la sanidad al colapso económico provocaron que se viera abocado a dimitir de su cargo al no querer ser cómplice ni responsable de esa situación, al ver que la Administración no tenía disposición de solucionar el problema por medio de la recuperación pública.

Alain Verret ha dado las claves de la solución al problema de la privatización de la sanidad pública, cuyos pilares fundamentales considera que pasan por un cambio de la voluntad política por parte de la Administración y las instituciones -es decir, la voluntad de revertir los procesos privatizadores-, además de la movilización y la presión social, y de la responsabilidad de los cargos gestores y directivos, no aceptando condiciones que saben que son nefastas para el propio sistema sanitario y para la ciudadanía.