image_pdfimage_print

Han proliferado los vídeos parodia

Youtube ha estallado estas últimas semanas a raíz de un vídeo de origen estadounidense titulado “Dear fat people”, la comunidad ha estallado con cientos de vídeos posicionándose a favor y en contra de este vídeo, si bien, el vídeo nos viene a decir que a las personas gordas la sociedad les debería de empujar hacia el camino saludable señalándoles y haciendo obviar que ese ritmo de vida les está perjudicando.

Yo, como persona que ha tenido sobrepeso y que ha conseguido adelgazar treinta kilos en poco menos de un año, me gustaría pronunciarme sobre este fatal vídeo y cómo estas actitudes no sólo perjudican a las personas con “unos kilitos de más” en vez de ayudarles.

Los trastornos alimenticios están a la orden del día llegando a ser un gran problema en países desarrollados donde la población está adquiriendo sobrepeso de una manera más que alarmante, las comidas poco saludables y las cadenas de comida rápida se han convertido en parte habitual de nuestra vida diaria sin que tengamos muy claras las consecuencias de lo que esto supone, además, deberíamos empezar a pensar que nuestro cuerpo es nuestra principal herramienta con la que tendremos que convivir hasta el fin de nuestra vida.

Si bien, el párrafo anterior puede quedar muy bonito, señalar a una persona gorda no le corresponde a la sociedad, los trastornos alimenticios suelen tener graves problemas psicológicos u hormonales detrás de ellos de los que se deberían encargar gente especializada para ello, ya sean nutricionistas, psicólogos y psicólogas o las y los médicos que han sacado estudios para ello.

Estos vídeos pecan de inocencia a mi parecer, ya que se piensan que a las personas gordas la sociedad no les dice nada cuando no es para nada cierto, las personas gordas sufren de bullying en las escuelas, en el trabajo e incluso provocan alguna que otra risa en la calle de algún niñato descerebrado, además, la condición física de algunos y algunas de ellos y ellas les impide hacer deporte puesto que tienen un sistema motor muy debilitado que a la mínima les puede provocar otros problemas aún más serios si cabe.

Estos vídeos sólo demuestran una falta de empatía hacia los demás y una muestra del desconocimiento de lo difícil que es vivir en esas condiciones para una persona, ya que la limita de manera brutal a la hora de hacer su vida normal, incluso llegando a producir depresiones y trastornos psicológicos severos.

Por último, me gustaría hacer una reflexión aplicable tanto para mí como para el resto de la sociedad, “Antes de hablar, debemos pensar” , parece mentira que no nos demos cuenta de que llamar a una persona “gorda” más que ayudarle le va a doler, hacer daño y con total seguridad le desmotivará para perder peso y continuará ganando peso.