image_pdfimage_print

Y las horas
pasan veloces,
las auroras,
a veces, a voces.
Mis demoras,
miedos atroces,
mis ausencias,
secretos y roces.
Y los días,
como noches.
Y las bocas,
con reproches.
Si alegrías
y derroches
me criticas..
¿Qué entonces?