image_pdfimage_print

No necesito exorcizarte,

te quiero con todos tus demonios.

Te quiero porque dices que estoy loco

y porque me parece

que tú también debes estarlo,

alguna vez leí

que solamente los locos

son capaces de amar con locura.

No me hace falta ejecutar rituales

que modifiquen lo maravillosa que eres,

el único ritual que quiero contigo

es el que saben ejecutar

nuestros rostros acariciándose,

nuestras bocas dejándonos sin palabras.