image_pdfimage_print

Por SR

Segunda parte de la entrevista a Susana Rioseras (puedes leer aquí la primera).

Rioseras trabaja en la creación artística, además de impartir clases en la Escuela de Artes de Burgos, dinamizar la cultura alternativa en Espacio Tangente y de la trayectoria que ha mantenido, sólida y siempre tratando de aportar, en el activismo social, y en especial, en el feminismo y el internacionalismo. Una mujer polifacética y luchadora, genial, con quien tenemos el gusto de debatir.

ZM: Eres profesora de arte, supongo que no siempre enseñas lo que quieres y como quieres. ¿Cómo valoras la situación actual de lxs jóvenes artistas que ahora empiezan? Eres apreciada por tus alumnos/as pero ¿como ves tu tu experiencia como docente?

Rioseras junto a una de sus obras

SR: Estamos, como en otros tantos aspectos, en un momento de grandes paradojas e incongruencias en educación, por un lado se reconoce incluso desde las posturas más neoliberales, empresariales, profesionales…etc., la importancia de la creatividad y el desarrollo artístico como uno de los valores a desarrollar y potenciar en la formación desde la infancia, y por otro lado los recortes y ataques que están sufriendo las enseñanzas artísticas y humanidades en general, está suponiendo un retroceso salvaje, eliminando progresivamente las enseñanzas artísticas en todos los niveles de educación, como bien vaticinaron ya por el año 2000 el FMI y el BM, según ellos había que acabar progresivamente con las humanidades en educación y como bien se encargó Bolonia de aplicar, optar por primar la tecnificación absoluta, frente al desarrollo paralelo de las materias humanísticas.

Por ello más que nunca la apuesta por la revalorización de las Enseñanzas artísticas, debe ser una constante y para quienes tenemos vocación artística docente, la defensa de su importancia en la formación social, pasa a ser una militancia más, defensa del mantenimiento y la supervivencia de estas materias en su doble vertiente de asignaturas más practicas (dibujo, volumen, técnicas gráficas, fotografía, video, artesanías, oficios artísticos..etc.) y en la más teórica (Historia del arte del siglo XX, vanguardias, critica y estética…que den las claves para descifrar nuestra cultura contemporánea en todas sus facetas).

Mi experiencia docente me demuestra que hace falta mucha más vocación y compromiso real en la docencia , algo complicado pues el aparato burocrático administrativo nos acaba utilizando como interinos de usar y tirar, teniendo cada vez menos en cuenta la importancia de la experiencia y la especialización ,como un grado esencial.

Los ataques que en general esta sufriendo la Enseñanza pública, tanto en recortes de profesorado, falta de recursos-privatizaciones encubiertas, como en la agudización de los aparatos de adoctrinamiento e ideologización religiosa y neoliberal , son tan alarmantes que no deberíamos consentir retroceder un paso más, pues nos están pretendiendo robar el futuro de nuestras sociedades y uno de los derechos más básicos en cuanto a igualdad de oportunidades, pretendiendo excluir a una gran mayoría social de la educación superior por motivos económicos.

Los y las jóvenes artistas tiene un arduo camino por delante tanto de formación como de profesionalización y sobre todo de organización, deben organizarse para defender y resituar la cultura y la creación artística, en todas sus disciplinas, en el lugar que debe corresponder en la sociedad y no a un mero objeto especulativo con el que hacer negocio desde instituciones públicas y privadas, vacío de contenido , cuando no adoctrinador, y complaciente con los poderes facticos. El arte debe ocupar su papel como revulsivo social, que amplíe nuestras realidades e universos de pensamiento y acción, cada vez más constreñidos y coartados, debemos encontrar los espacios colectivos para desarrollarlos.

Muchxs ya comenzamos este camino hace años y debemos seguir fortaleciendo estos espacios independientes de creación , autogestionados, en red y por supuesto sin renunciar a la exigencia de la reinversión de fondos públicos, de todos y todas, que se deben utilizar en pagar el trabajo de lxs jóvenes y “viejxs” artistas, creadores/as y gestores/as, que llevan a cabo proyectos que realmente consiguen generar tejido social y cultural en el tiempo y en el contexto local. Nos queda o ese camino o el exilio masivo artístico y profesional, que sigue siendo una constante cada vez más sangrante en nuestra tierra…así que o nos organizamos aquí o fuera.

ZM: Hablando del ocio, tú trabajaste en un bar en las cercanía de las Llanas, como co-propietaria. Con el paso del tiempo ¿Qué valoración te merece el mundo de la noche y los garitos en términos de género, presencia femenina y libertad o movilidad de otras sexualidades y visibilidad de las inquietudes sociopolíticas?

SR: Como decía anteriormente, la construcción del ocio, en cuanto a socialización, (pues el ocio individualista frente a la pantalla es el que actualmente se impone en nuestros contextos desde la tierna infancia), para la gente joven especialmente, es un ocio cada vez más basado en el consumismo, el alcohol y el desfase de macrofiestas-negocio, del que por supuesto muchxs de nuestrxs jóvenes quedan excluidxs, igualmente por razones económicas , dada la enorme precariedad, las tasas insoportables de paro, la explotación laboral y el futuro tan sumamente negro al que les estamos abocando.

Por otro lado solo se plantea la represión cuando nisiquiera para desarrollar ese ocio consumista al que se les incita, les dejamos ni ocupar las calles, ni los espacios públicos, puesto que a los negocios privados tampoco pueden acceder en gran medida.

Por Susana Rioseras

Lógicamente la búsqueda de un ocio socializador alternativo, generado por ellxs mismxs, requiere un giro educacional y cultural, y sobre todo poner a disposición espacios, (centros sociales, tanta vivienda y locales públicos infrautilizados por la especulación…), para que puedan desarrollar sus intereses e inquietudes políticos y sociales, al margen del consumismo exacerbado y sobre todo se organicen de forma libre, desarrollen sus intereses by se socialicen en contextos más propios y menos forzados al cosumismo y la hipersexualización.

En ese sentido igualmente es esencial combatir esa nueva ofensiva del reforzamiento tan perjudicial de roles de género, frente al macho dominante: la princesita indefensa, frente a las aspiraciónes artificiales y construidas hacia ideal del amor romántico en las niñas: el supuesto deseo irrefrenable “masculino” de sexo salvaje, frente la sumisión complaciente “femenina”: la agresividad “masculina”…etc. Desmentir estas falacias con las que hoy en día nos bombardean los medios del sistema y que está generando los mayores índices de frustración emocional, sexual, violencia y desigualdad de género, homofobia transfobia…etc., a edades cada vez más tempranas, con las consecuencias feminicidas y de violencia de odio, que todxs conocemos diariamente.

Otra forma de gestionar nuestro ocio es posible, siempre y cuando, como en todo, nos organicemos al margen y frente de un sistema que nos excluye y adoctrina en el sexismo y el consumismo, apostemos por los valores de apoyo mutuo e igualdad, permitiendo a la juventud desarrollar sus proyectos e inquietudes.

Al margen de esto, no creo que nuestro contexto de ocio sea peculiar en este sentido, ni más violento , ni más sexista u homófobo que otros sitios, recordemos que antaño en las fiestas de las zonas rurales, los mozos tiraban al pilón a los del pueblo de al lado y en la ciudad los de un barrio con los de otros, son expresiones eternas de a cultura heteropatriarcal, en las que los “machitos” deben mostrar su hombría por lo visto a garrotazos ….otro tema, por supuesto son las motivaciones políticas, sexistas u de odio, en los que la respuesta igualmente debe ser colectiva y organizada. Así , las agresiones y abusos sexuales hacia las mujeres, en contextos de juventud, alcohol, sustancias y fiesta, igualmente siempre han existido, lo que pasa que por fin se van denunciando y se va forzando a la sociedad a articular respuestas. Al igual que las agresiones fascistas, delitos de odio…etc.

Así pues, la esperanza es que cada vez mas jóvenes se van organizando, luchando y plantando cara, ante estas dinámicas y realidades que les ofrecen, abriendo camino para el resto.

ZM: Participaste en la redacción del programa de “Imagina Burgos”, pero te has mantenido alejada de los partidos institucionales y no te presentaste a las primarias ¿Cómo valoras la marcha del proyecto de unidad popular? ¿Crees que el modelo clásico de partido ha fracasado a la hora de cambiar la realidad en la que vivimos todas y todos?

SR: Bueno realmente yo siempre he sido un poco “antisiglas”, creo que el corporativismo interno que generan ciertas siglas en los colectivos de izquierdas, desde los más institucionalizados hasta lo más de base, han provocado en ocasiones, situar la defensa de sus siglas como arma arrojadiza respecto a las diferencias ideológicas y de praxis de otros colectivos , por ello creo que especialmente en contextos locales debemos centrarnos en defender causas (no siglas) y aunque cada colectivo se centre en sus especificidades, hacer esfuerzos por consensuar las praxis, establecer mecanismos de colaboración, hasta dónde, cómo y de qué manera debemos organizarnos para luchar puntualmente por causas que consideremos justas y urgentes respecto a la justicia social y defensa de los valores frente al pensamiento único.

El feminismo nos ha enseñado, que aunque algunxs estemos más cómodxs en militancias de base y tristemente minoritarias, todos los frentes abiertos unidos por unas causas comunes, son positivos, (siempre y cuando no se acomoden tanto a las instituciones que pierdan el objetivo y encima descontextualicen el discurso y desactiven y vendan la lucha de base colectiva). Cuando las feministas planteaban que “lo personal es político”, es porque la política es todo, es como nos queremos gobernar y administrar colectivamente con nuestros recursos y nuestros cuerpos, no como otros gestionan o saquean nuestros recursos para favorecer al capital, por ello el empoderamiento político de las clases trabajadoras es esencial frente a los intereses de las clases dominantes. Estamos en un momento en que el estallido social ante la macroestafa planteada como crisis, que nos venden para seguir saqueando millones de las arcas publicas, a través de la estafa financiera-hipotecaria y la explotación laboral, ha movilizado a la gente, la ha echado primero a las calles, luego a cierta organización colectiva y en ocasiones a gentes con muy poca base ideológica y de experiencia de lucha social, hasta las urnas.

En Burgos el reciente proceso de conformación electoral fue similar al de otros contextos cercanos, sinceramente pienso que no es un camino en el que nos vayan a permitir a largo plazo, excesivo margen de maniobra plateando medidas que vayan en excesivamente contra de los intereses creados de las clases dominantes muy arraigados e institucionalizados en nuestra tierra, pero dada la unión de, no pocas, sinergias de gentes burgalesas de las militancias “de toda la vida”, valiosas y con ganas reales de trabajar positivamente para la ciudad, denunciando las corrupciones y planteando otras formas realmente participativas de hacer política, que se pretendieron, consideramos en su día, que desde esos colectivos de base debíamos apoyar en el planteamiento ideológico de sus propuestas, aportando nuestras experiencias locales a nivel cultural, feminista, de sostenibilidad…etc., para con la ciudad.

Pero como decía personalmente creo que, a pesar de tener más capacidad de acción en contextos locales, la institución acaba fagocitando de una u otra forma, todo lo que haga tambalear el sistema de privilegios, por lo que jamás hay que dejar de hacer es fortalecer las estructuras de base por la justicia social y antipatriarcal, que son las que siempre han sustentado los motores de cambios y transformaciones reales en la historia.

“Mi último árbol I” Por Susana Rioseras

Debemos articular mecanismos reales de participación, autogobierno y decisión, apoyados en colectivos vecinales, organizaciones de los barrios, en las zonas rurales, periferias, consejos comunales…etc., lograr creernos capaces de participar activamente en tomar nuestras propias decisiones de gestión política de nuestros intereses locales y cercanos, frente a los intereses de quienes defienden la maquinaria financiera y especulativa que nos imponen, y eso requiere mucha autogestión y apoyo mutuo, mucha formación y cultura política y organizativa, de la que aún carecemos, pero a la que nos veremos forzadxs a aplicar en un futuro, si las dinámicas de saqueo continúan tan imparables como hasta ahora.

El modelo cásico de partido no ha fracasado, la estrategia de ataque a todo lo organizativo se ha generado más desde fuera que desde dentro, (que tb se ha hecho lo suyo…), el ataque de menosprecio, como decimos a los sindicalistas, funcionarixs, autonomxs…el plantear y dividir a la case obrera entre más privilegiado-jetas o menos, procuran al poder un espacio de comodidad absoluta viendo como se genera la división y el debilitamiento social entre las clases trabajadoras, y como nadie les señala como los verdaderos responsables y únicos beneficiarios del empobrecimiento y la perdida de derechos de la mayoría.

Monumento dedicado a Pasionaria: No pasarán

Por ello en cuanto a la última pregunta, el ataque a los partidos de izquierdas, en cuanto a estructuras, ha sido igualmente una estrategia de desideologización que ha tenido grandes frutos en el fortalecimiento de un “ciudadanismo interclasista”, en el que ya no somos de izquierdas , ni de derechas… ese camino es un error que diluye la unión y defensa de nuestros intereses y favorece inmensamente a las clases dominantes, (que ellos si son los” que viven muy bien, a costa de la case trabajadora) y por ello son los que si tienen muy clara su conciencia e intereses de clase y no van a permitir dejar de enriquecerse al ritmo que lo han estado haciendo hasta ahora, sin realizar los “ajustes” necesarios que nos acaben llevando a todxs a la explotación, al exilio y a la miseria, en unas sociedades en que las clases populares, vamos asumiendo como corderos indefensos que nuestrxs hijxs van a vivir mucho peor que nosotrxs por mucho que nos esforcemos en medio de una creciente y alarmante desigualdad … Por ello fortalecer la conciencia de clase (y por supuesto la de género frente al patriarcado) es vital, al igual que la formación ideológica que no nos haga renunciar de nuestros valores de izquierdas y de lucha histórica contra la explotación, pérdida de derechos y por la justicia social, tanto en los contextos locales como globales.

pasar de página