Elecciones 20D: entre la reforma y la apertura del proceso constituyente

Las elecciones de 20D han terminado de romper el sistema bipartidista que llevaba imperando en España desde hacía más de 30 años, con el gran éxito de Podemos y la irrupción a medio gas de Ciudadanos. De nuevo, la injusta ley electoral ha propiciado que muchos votos a ciertas formaciones, especialmente IU-UP, hayan quedado sin representación. El PSOE ha resultado beneficiado de dicha ley, y sus escaños le salen más baratos, a pesar de que los “socialistas” han cosechado su peor resultado. Notorio resulta que la unión de IU-UP con Podemos hubiera acabado por desbancar al pernicioso (y peligroso) PSOE.

La reforma constitucional es defendida, en distintos términos, por los “socialistas”, Podemos y Ciudadanos, al tiempo que el PP se enroca en no reconocer que la constitución del 78 ha muerto; ya no existe pues su legitimidad se ha esfumado, cuando sólo unos años atrás suponía el símbolo del consenso sagrado de la transición. Como dice Iglesias, ahora estamos en la segunda transición (ya desde que dimitiera, forzado, el rey Juan Carlos). Y la cuestión territorial supone una cuestión crucial, pues el tiempo de cambio político en Catalunya puede acabar acoplándose con el resto del Estado, el reconocimiento de la plurinacionalidad y del derecho a decidir, convocando un referéndum, y también la conformación de próximo gobierno catalán, consistirán en puntos fundamentales durante las negociaciones entre los distintos partidos y podrían complicar la elección de Sánchez como próximo presidente, aumentando las probabilidades de que nuevas elecciones fueran convocadas.

Una señal esperanzadora es el giro a la izquierda, producido tanto en las provincias pequeñas y de interior (por ejemplo: Burgos, donde Podemos consigue un hito histórico alzándose con representación), como en las metrópolis y las nacionalidades históricas. Podemos ha ganado las elecciones en Euskadi y Catalunya, lo que reafirma la suposición de que los tiempos político respectivos, interdependientes, de los distintas proyectos políticos pudieran sincronizarse en una suerte de consenso que llevara a la izquierda a alcanzar el poder institucional.

La necesaria irrupción social de nuestras necesidades, la puesta en común de qué vida queremos, partiendo de nuestra vulnerabilidad, que nos empuja a depender de fuerzas irracionales e incontroladas como los mercados, esto es, el proceso constituyente abierto y gestionado desde abajo, quedaría relegado a la búsqueda de un consenso entre distintas élites si camináramos hacia una simple reforma.

El “debate nacional”, la discusión de los temas, la lucha cultural y por los símbolos, la pugna por conquistar parcelas de soberanía, debe producirse en las calles y no en los parlamentos. Nos alegramos por el gran éxito de Podemos, desde luego, pero nos preocupa que la transición no la dirimamos nosotros y nosotras en las calles, con nuestros cuerpos, demandas, exigencias, proyecciones y esperanzas, sino una reforma entre las élites de los distintos partidos.

Las distintas crisis (social, territorial, institucional, cultural), suponen tensiones permanentes y no determinadas. Por tanto, no podríamos aventurar, partiendo de las elecciones de 20D, como esta segunda transición quedaría configurada en el futuro. Seguro que la correlación de fuerzas determinará dicha configuración, en la que operan actores locales, naciones y transnacionales. El régimen, comandado por PP y PSOE con la ayuda de Ciudadanos, no parece demasiado preocupado porque pueden apelar al inmenso poder de los actores transnacionales y a los compromisos adquiridos en la OTAN y la UE, que cercenan la capacidad de maniobra.

Pero sólo trabajar en las tensiones, empujando el “pueblo” por la recuperación de la soberanía perdida, sin escaparnos en el sectarismo, el cansancio y el miedo, que a veces nos asaltan como malsanas costumbres, conducirá a una correlación de fuerzas lo suficientemente potente como para hacer que la marea rebase y desborde los diques (de la restauración, de la burocracia y al parálisis), conduciéndonos a ser dueños de nuestra vida, que es una existencia interdependiente y que, por tanto, debemos construir entre todos en un proceso constituyente abierto, horizontal, masivo y democrático. Al fin y al cabo, nuestra vida es política, y no permitiremos que otros la hagan por nosotros.




Elecciones 20D: el sistema sigue reformándose

Asistimos a la campaña electoral, convertida en un espectáculo de videopolítica, candidatos dando saltitos y bailando, escalando molinos, o tocando la guitarra, mostrando su rostro humano y mundano. Tenemos la sensación de que nos engañan, nos toman el pelo; se podrían ir todos a la mierda, pensamos. El presidente escondido para que no le afeen, dejando a su sucesora las apariciones estelares. Rivera es aupado por la opinión publicada por los principales medios de comunicación, y opinión publicada, ante el poder inmenso de dichos medios, se convierte en “la opinión pública del país”; ahí está la manipulación demoscópica e informativa, luego de que Ciudadanos sea colocado en el papel de UCD durante la primera transición y financiado por el Ibex 35. El PSOE permanece tranquilo, a la espera de uno de los peores resultados de su historia; total, el sistema que defienden se encuentra a salvo.

Esta segunda transición, se acabaría con la reforma constitucional que apuntalase la pérdida de derechos y de soberanía, pero hay demasiados problemas, como el encaje de Cataluña, y la posible apertura de un proceso constituyente catalán en el que el anticapitalismo de la CUP pudiera jugar un importante papel. Más problemas: crisis de legitimación, que se trataría de revertir mediante la confianza a las instituciones y las élites políticas renovadas, durante esa segunda transición hipotética: otro, la crisis de soberanía nacional, pues España sigue intervenida por la Troika Europea, que engloba a instituciones como el FMI que son las que realmente dictan la política a escala internacional, reservando a nuestro país a una periferia exportadora de mano de obra cualificada, y centrada un modelo productivo de industria desmantelada, ladrillo y turismo. Total; la producción de alto valor añadido se halla en Alemania y acá nos han relegado en su protectorado económico, en el que imponer sus intereses.

Pero sin duda la principal crisis del sistema político no era, en sí mismo, el hundimiento del bipartidismo, sino el conflicto social que se venía expresando desde el 15M y que demostró que cuando había brechas que el sistema no sellaba ni abarcaba, entonces el pueblo se organizaba y empoderándose, politizándose, tomaba conciencia de la lucha social, sobre la que el Estado de Bienestar pareció extender un velo. Pero cuando llegaron los recortes a dicho “bienestar”, surgieron las mareas multitudinarias y las huelgas masivas, cientos de colectivos que se enfrentaban a la situación de emergencia nacional. El mejor ejemplo de esto, lo encontramos en la PAH y la lucha antidesahucios. Pero el sistema político cooptó a los cuadros y activistas sociales, para integrarlos en un nuevo tablero político, al que se sumaban dos nuevos actores: la derecha moderna de Ciudadanos, y la izquierda “populista” de Podemos, que trata de arrinconar al PSOE y ocupar su lugar como alternativa de la “nueva socialdemocracia”. Por eso Pablo Iglesias nos recuerda a Felipe González y no acabamos de fiarnos de él.

Pues el sistema tiene sus propias lógicas para neutralizar a “alternativas no deseadas” que pusieran en marcha un proceso de ruptura constituyente, y sólo hay que mirar a Grecia y al referente de Podemos allí, ocupante del gobierno. Syriza ha sido convertido en un partido pro-memorándums de rescate, que tantos sufrimientos, muerte y miseria están conllevando en el país heleno. Luego de la claudicación, Tsipras no tardó en expulsar de su partido a los críticos con la capitulación, que quedaron neutralizados tras las elecciones anticipadas. Mientras vemos a Tsipras siendo víctima de la estructura de la Unión Europea, hecha por dos jugadores (Alemania y Francia), para que siempre prevalecieran sus intereses.

Como decía Xabier Arrizabalo; ya hicimos el balance de la socialdemocracia. Y añadimos; igual que Syriza juega el papel del PASOK, Podemos jugaría el del PSOE. Osea, que no hay ninguna ilusión, casi ni ganas, de ir a votar el 20D. Aunque siempre es mejor no abstenerse que dejarles todo el espacio de representación a quienes manipulan, mienten y roban para seguir con el status quo de explotación e injusticia; seguirán ahí por mucha gente que se abstenga. Y quizás sea más viable votar a Podemos (aun a regañadientes), que a IU-UP, que parece va a quedarse sin grupo parlamentario. Pero que, desde la formación morada, no traten de engañarnos con que “España no es Grecia” porque somos dos países hermanos, periferias del Sur con una división del trabajo que guarda similitudes, aunque el peso económico de España sea mayor lo cierto es que su poder político no es nada comparado con el de Alemania, que es un actor al servicio de Estados Unidos; todavía peor. También eso lo compartimos con Grecia. Dentro de la UE no hay salida a esta situación en que advertimos cómo nos joden la vida y nos roban los escasos derechos que ya teníamos.

Hay que salir de la UE y de la OTAN y empezar a hacer campaña, pedagogía y protestas en las calles; no lanzar el mensaje de apoyo a la OTAN e incluir un generan en las listas, como ha hecho Podemos. ¿Nos imaginamos a Iglesias en la situación de Tsipras? Sí, y el problema es que lo vemos doblegándose, por su posibilismo, a los dictados de la Merkel y compañía. También observamos a Alberto Garzón, rendido, doblegado, pues IU ya gobernó en Andalucía con el PSOE y a la vista quedan los resultados.

El otro día, tomando algo por el barrio obrero y populoso de Gamonal, se veía una situación diferente a la de unas cuantas calles rio abajo, en el centro. En el barrio la gente, charlado sobre las elecciones, se desesperaba; ya no se creían al coletas, habían perdido las esperanzas que, por un momento, atisbaron en el 15M, en las huelgas que paralizaron los polígonos, enfrentado la reforma laboral, en el movimiento vecinal que durante las luchas del Bulevar le quebró el brazo al tirano local (aká Méndez Pozo), y a sus perritos titiriteros del ayuntamiento. Pero luego el ciclo de las movilizaciones dio paso al ciclo electoral. ¿Resultado? Mis compañeros de cervezas y preocupaciones, les llamaban payasos, vendidos, corruptos, a todos los candidatos, incluido Iglesias, pues no podían fiarse ellos. ¿Acaso la crisis de representación seguirá abierta? Desde luego, lo que se ha cerrado es la ventana de oportunidad del proceso constituyente desde abajo, al menos en España.

Quizás las esperanzas lleguen de donde el sistema no pueda reformarse; la crisis de representación que comentábamos, pero también la reactivación del conflicto social, además de una particularidad del sistema, llamada Catalunya. Las opciones de la CUP no sólo de acabar con Mas sino de forzar un proceso popular, impregnado de las ideas y valores de la izquierda, pudiera llevar a los y las catalanas a recuperar un espacio más pequeño y manejable; su República Catalana.

Pero como no somos catalanes, y no queremos dejarles todo el espacio de representación a los títeres de las élites, habrá que ir a votar, aunque sirva para bastante poco y las ilusiones nos hayan abandonado hace tiempo.




200 asesinatos certifican el fracaso del PP en violencia de género

Imagen extraída de reconquista.com.ar

Publicado en Cuartopoder

“Hay salida”, reza la campaña del gobierno dirigida a las víctimas de la violencia de género. Pero las víctimas no ven ninguna salida, mientras cada semana se incrementa el número de mujeres asesinadas en un año que parece más negro que los anteriores.

Este gobierno ha reducido año tras año las partidas presupuestarías destinadas a la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Los PGE’16 presentaron una disminución del 17%. Durante estos eternos cuatro años de gobierno popular se ha reducido en prácticamente 5 millones de euros, de los 30.363.000€ presupuestados en 2011 a 25.228.000 en los de 2016. Difícil, por tanto, implementar política efectivas. Ni siquiera es posible cumplir los mínimos que exige la actual Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

Es complicado que la violencia reduzca su intensidad en un país donde las políticas de prevención son inexistentes, más allá del “Hay salida” y la realización de estudios que sólo sirven para evidenciar la persistencia de la violencia entre todas las cohortes de edad, mientras se elimina la educación para la ciudadanía, excluyendo los contenidos relacionados con los valores éticos: no violencia, igualdad, respeto, solidaridad.

No hay dinero ni compromiso político para formar a los miembros de la judicatura o de la policía, ni para dotar de más medios a los juzgados de violencia, a pesar del incremento en el número de denuncias, según los datos presentados por el Observatorio de la Violencia de Género y Doméstica del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como ya informaba cuartopoder.es el pasado viernes. La falta de atención a las víctimas conlleva la desidia a la hora de la denuncia. El manido “¿Denunciar para qué?” y la persistencia del miedo. Luego nos quejamos cuando vemos que las víctimas mortales, las mujeres asesinadas, no habían denunciado.

El gobierno del PP se ha caracterizado por hacer oídos sordos a la obligatoriedad de reparación. La ONU condena a España por negligencia y exige al gobierno que indemnice a una víctima, Ángela González Carreño, por el asesinato de su hija. De esto hace más de un año y seguimos esperando. Tampoco han movido ficha para que se tengan en cuenta los antecedentes de malos tratos en cuestión de custodia. Y sobre patria potestad y custodia compartida el gobierno tiene que cumplir los principios recogidos en el Convenio de Estambul y tampoco.

La única salida real que presenta el gobierno está en el maquillaje de los datos sobre víctimas mortales. Todo el esfuerzo parece centrado en tener menos mujeres asesinadas en su mandato que el gobierno anterior, para así poder decir que han hecho más. Pero la falacia de repetir la mentira en este caso tampoco la convertirá en verdad. Si tomamos los datos oficiales, durante el mandato del Partido Popular han sido asesinadas por violencia de género 200 mujeres. 200 familias sangrando por la misma herida. 200 vidas truncadas por la irracionalidad de la idea de superioridad masculina, de posesión.

Si atendemos a los datos no oficiales, la diferencia puede ser de un 30% más de víctimas. Sólo este año, incluyendo las tres mujeres asesinadas en estas últimas 48 horas, las cifras oficiales serían de 40, mientras que los datos de las organizaciones feministas hablan de 55. La diferencia está en que el Gobierno no incluye, como ya hemos explicado en anteriores ocasiones, ni a familiares (hijos e hijas: este año han sido asesinados 4 niños y 4 niñas a manos de sus padres en casos de violencia de género), ni a víctimas colaterales (han sido asesinados 3 hombres vinculados o no por una relación afectiva -novios- con la víctima objeto de la violencia de género y una mujer -el conocido ‘caso de Cuenca’-). Y no los incluye porque la mencionada Ley de Medidas de Protección Integral no reconoce a los familiares ni a las víctimas ocasionales como violencia de género. Tampoco reconoce la condición de víctima a las prostitutas asesinadas en el marco de una agresión sexual o a las nacionales asesinadas por su pareja o expareja fuera del territorio nacional.

El problema es que la no consideración de víctima de violencia impide que se apliquen una serie de medidas sobre el “presunto asesino”, como la no cesión de la patria potestad a los padres, el derecho a recibir la pensión de viudedad o heredar. Y es que, salvo que el tal presunto se suicide, cada vez es más complicado determinar las culpabilidades. Porque quien ejecuta es culpable, y lo es quien no hace nada por evitar que siga habiendo sangrías.

Este año está siendo terrible porque nos hemos olvidado del horror del año pasado. Por eso, el 7N debemos ejercer nuestro derecho a exigir compromisos políticos contra las #ViolenciasMachista #CuestiónEstado. Porque el #MachismoMata, Madrid tiene que ser el punto de encuentro para que no haya #NiUnaMás. Y si el gobierno del PP no toma nota y mueve ficha, las mujeres no pueden quedarse quietas si #NosQueremosVivas.

#YoVoy7N.




Nos echan de la salud

Por Marea Granate y Yo Sí Sanidad Universal

Una nueva generación de jóvenes nos vemos obligados a marchar del país debido a que las políticas del expolio no dejan un futuro para nosotros.

En el extranjero descubrimos pronto lo que significa enfermar y perder el derecho a la asistencia sanitaria, estar excluida “porque España no paga”, nos dicen en los mostradores.

De vuelta a casa comprobamos que aquí ya no tenemos tarjeta sanitaria y que si necesitamos un tratamiento, o sencillamente ir al médico, nos espera una penosa carrera de obstáculos administrativos.

El sistema sanitario español ya no se basa en el derecho a la salud ni es el sistema sanitario público y universal que habíamos construido entre todos a lo largo de décadas. El Decreto de Exclusión sanitaria aprobado por el Gobierno del PP hace tres años ha modificado radicalmente el modelo de sistema sanitario en España: ahora es un modelo de aseguramiento, donde unas personas son aseguradas y otras excluidas.

A medida que avanza este cambio, cada vez más grupos de personas quedan expulsadas del sistema de salud. La lista crece: comenzó por las que dejaron sus casas para ganarse la vida en España y están en proceso de regularización administrativa, siguió por los padres y madres reagrupadas por unos hijos e hijas que llevan mucho tiempo, décadas, viviendo aquí. Cada día los requisitos administrativos complican el acceso al sistema a las personas mayores de 26 años que no hayan cotizado, a los parados de larga duración no inscritos… Y ahora nos toca a nosotras, las personas que nos hemos visto obligadas a buscarnos la vida fuera de casa, fuera de España, quienes nos vemos excluidas del sistema de salud.

Han cambiado el modelo sanitario y esto concierne a todos y todas, porque la salud es un bien común o no es; porque tu vecino, tu hija, tu madre o tu pareja ya no tiene acceso al sistema sanitario; porque han decidido que tienes o no derecho a la salud en función de tu situación laboral, a la vez que no han dejado trabajo para nosotras; porque han decidido que lo que era público ahora es cosa de cada cual, que ya no es un asunto común. Así eran las cosas antes, en el país en que nacieron nuestros abuelos, donde te morías si no podías pagar el médico. No queremos ese país, y no queremos que nos roben el que hemos construido.

Yo Sí Sanidad Universal y la Marea Granate nos unimos para exigir la derogación del criminal Decreto de Exclusión Sanitaria (RDL 16/2102) y de las cláusulas que nos roban el derecho a acceder al sistema sanitario público.

La campaña “Nos echan de la salud” nace con el objetivo de conocer, visibilizar y denunciar la exclusión sanitaria de las personas españolas emigrantes, y para ello proponemos tres formas de participar: recogiendo las experiencias de exclusión en el Registro Estatal de Exclusión Sanitaria (REDES), grabando un vídeo dirigido a nuestro Querido Ministro de sanidad o escribiendo una carta que relate cómo eres afectada por la exclusión sanitaria y remitiéndola a nosechandelasalud@mareagranate.org

Todo este material lo utilizaremos para elaborar una guía práctica de información sobre el acceso a los sistemas sanitarios de los diferentes países a los que emigramos, para defender el derecho a la salud de todas las personas y facilitar el acceso a los servicios sanitarios cuando se requieran.

Así mismo invitamos a toda la ciudadanía y a los profesionales del sistema sanitario a que actúen, desde su lugar, buscando apoyos en nuestros colectivos o en otros, para evitar desde su actividad diaria, que la exclusión sanitaria sea un hecho.

Todas las personas somos afectadas, y entre todas vamos a construir el sistema sanitario público, justo, equitativo y universal que queremos y al que tenemos derecho.

 

 




Alfon, la esperanza abierta y las libertades perdidas

La historia de los derechos civiles perdidos tras esta estafa bancaria llamada crisis la contarán en el futuro. Pero el presente es que el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia condenando a un joven activista de izquierdas por serlo. Eso es así. Quien conozca mínimamente la forma de actuar de un sector la policía española con los manifestantes antifascistas lo tiene bien claro. Pero el caso de Alfón es peor porque si no hubieran tenido bastante con señalarlo casi de por vida, perseguirlo desde el año 2012, implicarlo y convertirlo en una marioneta en manos de policías de métodos dudosos y de jueces nombrados de forma dudosa por cerebros aún más dudosos, lo quieren entre rejas. Pruebas nada fiables, interrogatorios bajo presión e intereses políticos en el meollo. Como en los tiempos de la caza de brujas en EEUU parece bastante claro que a este chico, cuya madre ha depositado su esperanza en la voz y la acción de los nuevos representantes políticos en Madrid, lo tiene difícil pero existe esperanza, se llame Manuela, Pablo o Ada. De entrada, la abogada y diputada de podemos en Madrid Elena Ruiz-Huerta ha pedido su puesta en libertad y ha dicho que su detención ha sido por participar en una huelga contra una precarización laboral que no hace sino aumentar. Su madre, Elena Ortega, ha leído un manifiesto secundada por miles y miles de madrileños/as actualmente en protesta.

La respuesta más positiva surge del pueblo, la ciudadanía y su indignación ante el lema del gobierno del PP. Cortar, criminalizar y Pegar. Pero los imputados no son los de las tarjetas negras , las cuentas en suiza, los yates para los amiguetes o las bolsas blancas (esos siempre son presuntos) sino una larga lista de jóvenes manifestantes que se encontraron con la facción más fascista de una policía que, aún hoy, no solo se encubre entre ella sino que utiliza los medios mas sucios heredados del franquismo para asustar a la población, particularmente si es joven y pensante. Vamos que nuestros gobernantes hasta hace poco mientras saqueaban las arcas públicas, trapicheaban con escuchas y favores y se deshacían de los que querían revisar la memoria histórica se han dedicado a asegurarse no solo una justicia servil a sus intereses mafiosos, sino también capaz de convertir a los que protestan en criminales y a los verdaderos criminales en altos cargos.

El caso de Alfón es emblemático, con la Ley Mordaza a la vuelta de la esquina. Esperemos que Manuela Carmena y, de otra forma, otros representantes de nuevas fuerzas nacidas del hartazgo de la corrupción y la violencia institucional oigan las palabras de Elena, la madre de Alfonso, que no es mas que la punta del iceberg de una política social desastrosa que se traduce en represión por parte del brazo armado de la derecha española. Cosas como la libertad de expresión y manifestación quedan así en entredicho, mas ahora que los políticos salientes temen a los entrantes y su capacidad por cuestionar cosas que no han cambiado desde la dictadura, al menos no para los luchadores de base: la presunción de inocencia, los derechos humanos en comisaría, la libertad de expresión y un largo etcétera. Hasta los observadores de fuera están escandalizados de que en España, en una España maltrecha por los recortes, vayan a intentar que no se pueda filmar a los policías. Así nunca hubiéramos sabido la verdad ni de sus infiltrados en las manifestaciones de sol, de su violencia como lenguaje, no hubiéramos sabido la verdad sobre la muerte de Juan Andrés Benítez y tantos otros. La gente del desalojo del Centro Social Trece Rosas sabe bien como actúa un sector de la policía de la capital cuando un partido no les gusta a ellos o a los que los envían y protegen.

El apoyo y la solidaridad vecinales han hecho que Alfón como Laura Bugalho -sindicalista gallega- encuentre apoyo ante un nuevo montaje vendetta policial que solo recae en la gente dispuesta a expresarse, o como en el caso de Bugalho, a destapar mafias en las que está implicada la propia policía. Creo que gracias al avance de nuevos partidos se debería atender a las peticiones de Elena, liberar a Alfón y empezar a sanear unas instituciones que, cuando nadie les oye (o los filma) se burlan no solo de la «democracia» sino de los derechos más básicos, como el de tener una ideología propia y contraria a los que, hoy por hoy, detentan los mandos. Esperemos que los aires renovadores suenen en favor de Alfón y muchos otros y otras que no se quedaron viendo como les arrebataban el derecho a la vida, la vivienda, la libertad etc etc. Arremetiendo contra los jóvenes se guardan las espaldas para un tipo de país que ellos no quisieron abandonar al igual que no quieren abrir las fosas de los fusilados por los suyos. En este juego tan sucio todas somos Alfón y tantos otros que han tenido la osadía de militar en un partido o sindicato y luchar en la calle por sus derechos básicos. ¿Que podemos esperar de un grupo de corruptos que elige entre sus amiguetes a los que les van a juzgar? Pues cosas como esta. Las nuevas fuerzas políticas deben estar del lado de Alfonso Fernández ya que los que los hemos votado lo estamos y lo seguiremos estando. Nuestra democracia ha estado, como Alfonso, en libertad vigilada, es hora de quitar la venda impuesta a los ojos de la gente y de la propia justicia. Nos jugamos demasiado.




La jugada de Ciudadanos aúpa a Lacalle (PP) como alcalde de Burgos

El próximo 13 de junio se constituyen los ayuntamientos, tras la pasada cita electoral, que dibujó el mejor resultado histórico de la izquierda burgalesa con los 6 concejales de Imagina, y el peor de los escenarios posible para el PP (10 ediles),  del que fuera el partido hegemónico durante las últimas décadas en la ciudad. Consiguiendo 4 escaños, Ciudadanos obtiene uno más de los que tenía UPyD, obteniendo la llave del ayuntamiento capitalino. Mientras, el PSOE sigue perdiendo votos y representación, pero trata de maniobrar sabiendo que las opciones de Daniel de la Rosa para acceder a la alcaldía se encuentran, en estos momentos, muy lejos de materializarse. Por eso desde la sede de Calle Vitoria tratan de preparar el terreno y deslegitimar al futuro alcalde, Javier Lacalle, conocido como el niño del ático, gran amigo de El Jefe.

Desde Ciudadanos son conscientes de que la llave del gobierno municipal les deja en una posición harto complicada, y han decidido que lo más importante es minimizar el desgaste electoral que, de cara a las próximas elecciones, acarrearía el pacto con el PP en el ayuntamiento. De todas formas, extrapolando los resultados de la formación de Rivera a las generales, no obtendría ningún escaño en las cortes por Burgos. Gloria Bañeres, la número uno de la formación naranja, ha reiterado en que existe una serie de condiciones para pactar con el PP, un partido aquejado por la corrupción también a nivel municipal. Recientemente, Ciudadanos ha decidido rebajar dichas condiciones y ya no habla de acabar con los concejales de dedicación exclusiva. Las medidas estéticas que propugnan Ciudadanos tratan de situarlos en el discurso político del cambio, cuando en realidad pactan con el PP.

Ante esta situación, Bañeres reitera que no se trata de un pacto como tal, sino de que los 4 concejales de su formación se abstendrían en la investidura del alcalde, dado que en principio está desechada la opción de pacto de gobierno. Pero las repercusiones reales serían, en cualquier caso, el gobierno de Lacalle. La situación en los pactos municipales, en numerosas ocasiones, se encuentra condicionada por el nivel autonómico. Pero en Castilla y León el PP ha obtenido un resultado muy cercano a la mayoría absoluta, lo que demuestra que persiste su preponderancia, sobre todo en las zonas rurales.

Si Ciudadanos en Burgos tenía pocas opciones de conseguir un escaño por Burgos, y si se confirma el pacto con el PP en el nivel local, entonces lo más probable es que esas opciones terminen por desaparecer, junto con un número considerable de votantes. En las próximas elecciones generales Podemos sí tiene, según las resultados del 24M, opciones de obtener representación. Pero distintas voces llamaban a que se constituyan frentes o plataformas de unidad popular, que tan buen resultado han dado a la izquierda en las pasadas elecciones municipales del 24M.

ACTUALIZACIÓN (13/6/2015): Ciudadanos Burgos ha tratado de minimizar el daño electoral que le hubiera supuesto la abstención en la investidura, que podría haberse advertido como un apoyo más explícito al PP, por parte del electorado que pedía un cambio en la ciudad. Sin embargo, la jugada de Bañeres trataba de distanciarse de las filas conservadoras de las que proceden algunos miembros de Ciudadanos, y se presentaba como candidata a la alcaldía cuando ni siquiera los 4 exiguos concejales de la formación apoyaban tal jugada. Sin embargo, PSOE e Imagina Burgos se negaron a apoyar a una alcaldesa de derechas, y debido a una injusta ley electoral, Javier Lacalle se convertía con 10 votos en alcalde de la capital del Arlanzón, mientras que De la Rosa (PSOE) recibía un total de 13 votos. Al margen quedaba Bañeres, con 3 y la abstención de una de sus concejalas.




Futuro incierto mejor que pasado negro

 

 

Cuando escribo esto no se lo que va a pasar ,si va a haber pactos o no. Si tendremos otros 4 años de LaCalle o cambiaran, un poco, las tornas hacia la verdadera democracia, pero la alegría ha sido suficiente. Madrid, Valencia han mostrado una valentía y aperturismo sin precedentes ante tantos años de gobierno de la derechona (sin contar con la dictadura). Hasta aquí se les ha torcido un poco el gesto. Con todo el panorama es frágil, como frágil es cualquier fuerza política nueva en un panorama municipal bastante lamentable, donde el caciquismo y otro tipo de prácticas mafiosas y de control del pensamiento están al orden del día.

Espero que, a pesar de las presiones, salga algo nuevo de todo esto. No espero milagros ni creo en los mesías pero si me han devuelto la fe en la ciudadanía los resultados, incluso aquí donde está todo tan justo y por ver.

Decía Tennessee Williams «Si no estamos al tanto los gorilas tomarán el mando». Eso hemos soportado muchos años, especialmente los últimos, en esta triste ciudad  de provincias, donde la gente joven ha apuntado con ilusión hacia un giro ideológico cuando menos significativo. El problema vuelve a ser el que ya se planteó con ciertos oportunismos, por ejemplo de los candidatos de ex de IU. ¿Donde está la capacidad de los votantes de ver sus ilusiones hechas realidad? ¿Que capacidad de decisión existe y que valor tienen los compromisos adquiridos? O, al menos ¿podrán ser recogidas todas las propuestas de Imagina Burgos en una ciudad de estructuras férreas y poca cultura sociopolítica?. El cambio era necesario, urgente, cuestión de un ápice de dignidad y no solo por los vecinos de Gamonal. Ante el derrotismo debemos apuntarnos una pequeña victoria, aunque no sepamos que va a ocurrir con certeza.

Los resabios franquistas, la información monopolizada, el amiguismo en la Universidad y sus apéndices, la falta de políticas sociales más allá del populismo, la banalización de la cultura, todo eso puede o debería empezar a cambiar. El empleo en manos de pocos y la riqueza sin distribuir habían hecho de muchas provincias españolas un polvorín.  Aún así nos queda un camino muy largo y esto puede ser el comienzo de algo nuevo. El principio del deshielo que nos ha traído un Mayo, sino triunfal , al menos esperanzador.

 

 




Críticas a la gestión privatizada del voto en Burgos: Indra, el PP y la trama Púnica

Esta mañana nos hemos levantado con la noticia de que miles de personas habían tenido en Burgos problemas para ejercitar su derecho al voto, puesto que el censo electoral no se había actualizado y ha presentado problemas para personas que acudían por vez primera a votar, a lo largo de la mañana. También aquellos que en las pasadas elecciones europeas pidieron el voto por correo, como el candidato de Imagina Burgos a la alcaldía, Raúl Salinero, han tenido problemas para votar. Finalmente, el cabeza de lista de la candidatura de unidad popular, ha podido hacerlo pasada la mediodía.

Imagina Burgos ha denunciado la privatización de la gestión del registro del voto, que ha sido informatizado en numerosas mesas. La entidad encarga de gestionar el voto es Indra, una empresa vinculada al PP y a la trama Púnica, otro de los números casos de corrupción que pudren el sistema de partidos (1). Los servicios de Indra, durante la fase electoral, abarcan el registro e identificación del elector, automatización de la mesa electoral (MAE), soluciones de voto electrónico, recuento tradicional o automatizado, totalización y difusión de resultados (2).

Y seguimos hablando de puertas giratorias y corrupción, puesto que Juan Carlos Aparicio, el ex alcalde de Burgos (PP), se encuentra enchufado en Indra (3). El PP está siendo acusado de diversos intentos de fraude en todo el Estado español, en especial en regiones como Galicia donde se han denunciado el acarreo de ancianos.

Así mismo, Imagina Burgos ha exigido que se depuren responsabilidades por el despilfarro de la privatización, que ha acarreado múltiples problemas y errores en el censo. En sus redes sociales, la formación ha anunciado que presentará una queja en los juzgados, también por la comunicación al respecto, que califica de nefasta.

NOTAS

  1. http://www.elmundo.es/madrid/2015/04/29/55410a8c268e3e1a038b456e.html Diario El Mundo, 29-4-2015.
  2. http://www.indracompany.com/sector/procesos-electorales
  3. http://www.indracompany.com/accionistas/organos-de-gobierno/juan-carlos-aparicio




Imagina Burgos pugnará por democratizar la ciudad frente al servilismo a Méndez Pozo

Burgos no es de derechas

Parece que el recurso de que Burgos es de derechas, cuya pretensión es alentar la conservación de un orden determinado, ya no funciona. Ahora, el recuerdo de un conflicto social tan importante como el de la revuelta popular de Gamonal de 2014, que se reprodujo en la lucha contra la especulación de obras como la Plaza de Toros, así como las inmensas mareas blancas y manifestaciones por la educación pública, el crecimiento del movimiento feminista y la lucha contra los desahucios, nos recuerdan muy bien que Burgos no es de derechas, y que se ha sabido defender en algunos casos del avance del modelo neoliberal, y más si nos atenemos a las cifras de población, compuesta en su mayoría de la clase trabajadora de una industria que, con la crisis de 2008, ha visto perder su trabajo o empeorar las condiciones del mismo.

Las condiciones en que viven unos vecinos y otros de barrios como San Cristobal, Juan XXIII, Gamonal, son la mejor muestra del conflicto social en lo referente a la configuración de la ciudad. El proyecto de Imagina Burgos se encuentra sujeto a las escasas posibilidades que ofrecen las instituciones del orden de la democracia liberal, puesto que éstas nacieron y se desarrollan bajo el imperio de la burguesía, que en nuestra ciudad el discurso crítico y popular ha identificado con Méndez Pozo. “El Jefe” es la pura representación de cómo funciona el poder en nuestra ciudad; al tiempo que las instituciones regalan millones en obra pública y contratación administrativa en escándalos sonados y vinculados, cómo no, a la corrupción endémica de un PP que gobierna siempre para los intereses de las élites. Forma parte de ellas, extendiendo las redes clientelares del conservadurismo en la universidad y la administración, los medios de comunicación como los pertenecientes a PROMECAL, las cajas de ahorros, los consorcios, las contratas, y en generan el cualquier lugar donde se decida cómo en Burgos se reparten las posiciones, los excedentes y, su contrario, las miserias de los barrios abandonados en Burgos.

Nuestros queridos vecinos viven sin calefacción, ni ascensor, ni condiciones de salubridad, con cortes de electricidad y hacinados en los malos materiales de construcción, ahorrando en la comida y haciendo malabares imposibles con las cuentas de la casa. Resumiendo, además de vivir en unas condiciones mucho peores, encima el poder político y el reparto de posiciones se reduce a una élite: José María Arribas, Arranz Acinas, el propio Jefe, algunos ejemplos. Imagina Burgos pretende, según su ideario, entrar en las instituciones, y conquistarlas, para iniciar un nueva etapa política basada en la participación democrática en los asuntos públicos.

Imagina Burgos pugnará por democratizar la ciudad, remunicipalizar los servicios y auditar la deuda.

Si hacemos un repaso rápido, la pregunta fundamental sería con que resultado se enfadaría Méndez Pozo, que es ya una señal de que la mayoría social se encontrara en el camino de superar el concepto de representación de la democracia liberal, consistente en votar cada 4 años y olvidarse hasta las siguientes elecciones, de modo que las élites políticas se fusionaran con los propios intereses de las económicas, del sector de la construcción en especial.

Han surgido formas de controlar la selección de candidaturas. Si Méndez Pozo estuviera interesado en una adjudicación, por ejemplo, podría tratar de comprar a unos representantes alejados de la realidad de la calle, y por tanto más proclives a buscar su propio provecho, por ejemplo. Pero si los representantes políticos  pudieran ser revocados entonces ya habíamos dado un pequeño paso para frenarle. Las élites locales se entendieron bien con él, durante el pasado gobierno del PSOE  de Olivares, lo que nos lleva a pensar que ahora también podría congeniar con Daniel de la Rosa; mal asunto, igual que Ciudadanos que ha presentado una candidatura que está que se muere de las ganas por venderse en la investidura a quien más beneficios le proporcione, PROBUR es una broma de mal gusto del burguesito Roberto Alonso, propietario de Ferroplás y antes portavoz de UPyD, y Vox lo constituyen ultraderechistas que aun no han superado el fallecimiento de Franco. ¿Qué decir del PP? Lacalle es un “Sujetador” de la trama, como tan bien lo ilustró El Perdigón. Quizás Méndez Pozo se le atragantara el mal gusto de algún fascista de Vox, pero por lo general podría hacer negocios con estos grupos que comentamos.

El 15M fue la brecha y Gamonal ha revitalizado los movimientos sociales de la ciudad, pero el proceso electoral ha ido en detrimento de la lucha, que supone la dinámica del cambio social. Después una considerable parte activistas se involucraron en el surgimiento de proyectos electorales como Imagina Burgos, un proyecto que en sus primeros momentos fue inspirado por la convicción de que la lucha social debería transformarse en las instituciones, en propuestas concretas. Entre sus propuestas más interesantes se encuentra el reforzamiento de la autonomía municipal, la auditoria y reestructuración de la deuda, remunicipalizar los servicios públicos y democratizar las instituciones, impulsar una nueva política de cultura. Desde el proyecto, cuya candidatura encabeza Raúl Salinero, apuestan también por la economía social y solidaria, además de por el reparto del trabajo.

En el apartado de la democracia local de su programa, Imagina Burgos apunta que: Los mecanismos de participación ciudadana de los que se ha dotado la ciudad hasta la fecha han resultado a todas luces ineficaces e insuficientes. La Ordenanza Municipal, basada en un modelo de Consejos Sectoriales y de Barrio, con una función meramente consultiva y sin capacidad de decisión, desincentiva la participación popular y abre la puerta al clientelismo.

Y el clientelismo es una de las formas que utilizan las élites económicas para colonizar el campo institucional en el que, desde las elecciones dl 24M estará Imagina Burgos. Sus candidatxs fueron elegidos por unas primarias abiertas en las que votaron más de 1.200 personas y en las últimas encuestas superaba el 16% de los votos; obteniendo entre 4 y 5 concejales, lo que podría convertir a la candidatura en fundamental para formar gobierno sólo si el PP y el PSOE se desploman lo suficiente. Lo más probable parece que el PP no obtenga la mayoría pero gane las elecciones, pactando más tarde con Ciudadanos, en un caso que podría repetirse en diversos ayuntamientos. De cualquier forma, la izquierda burgalesa goza de un buen momento. Veremos los resultados.

Muy importante será, también, que el conflicto social no sea absorbido por lo institucional.




Imagina Burgos contra el gobierno elitista de Lacalle (PP)

Por Imagina Burgos

Calificamos los cuatro años de Lacalle como muy deficientes por mantener los privilegios de un grupo social elitista. Además, proponemos 15 actuaciones urgentes a llevar a cabo nada más llegar a la Alcaldía que centran su foco en recuperar la ciudad para las personas.

Esta mañana en rueda de prensa, el candidato de Imagina Burgos Javier Gil ha calificado los cuatro años de “desgobierno” de Lacalle como muy deficientes porque en este mandato sólo se ha preocupado por mantener los privilegios de un grupo social elitista aplicando políticas neoliberales que han llevado a la pobreza a las clases populares, como también lo han hecho los gobiernos regional y estatal. El alcalde, en una demostración más de su incapacidad para distinguir entre los asuntos del Ayuntamiento y la propaganda electoral, aseguraba haber cumplido con un 84% de su programa. Nosotros demandamos que haga públicos los datos en los que se ha basado para obtener esa cifra.

Javier Gil ha recordado que en estos años la tasa de paro en la provincia de Burgos ha subido cerca de cuatro puntos pero, además, ha descendido la afiliación a la Seguridad Social; el 25 por ciento de la población tiene un contrato temporal y en 2014 han emigrado más de 17.000 burgaleses, en su gran mayoría, jóvenes bien formados. Por otro lado, la actualidad municipal en este mandato ha sido un constante descubrimiento de irregularidades para las que ni el alcalde ni su equipo “han podido encontrar soluciones, como el caso Espolón.

Otro dato a incluir en un balance sensato es la herencia “autorecibida” que se dejó Lacalle como teniente de alcalde a sí mismo: “Unas cuentas en números rojos que justificaron que el equipo de Gobierno se acogiera al conocido como Plan Montoro que ha supuesto una intervención estatal que han traído recortes y empobrecimiento, controlados por una troika que controlaba nuestras finanzas desde Madrid”. Además, la deuda del Ayuntamiento a día de hoy es el doble de su presupuesto anual coronada por la estafa a la ciudadanía que suponen los consorcios especialmente el del desvío ferroviario. A día de hoy, nos encontramos con un consorcio en quiebra, un Bulevar sin terminar y un inquietante futuro para las arcas municipales que el actual equipo de gobierno ha transformado en otra herencia envenenada para quienes vengan después.

Ha reflexionado acerca del servicio de aguas sobre el que se cierne “la sombra de la privatización” y que ahora mismo está pendiente de las obras de los nuevos depósitos de Cortes y el anillo de abastecimiento cuya financiación mayoritaria (un 80%) viene de fondos europeos pero con la condición de que la obra esté terminada el 31 de diciembre de este año porque si no será la empresa de aguas quien tendrá que hacerse cargo de ese gasto.

Las salidas precipitadas de los concejales Eduardo Villanueva y Santiago González por los oscuros casos de las tarjetas telefónicas y de los viajes en coches oficiales, el desmantelamiento de Caja de Burgos, la gestión de las protestas contra el Bulevar de Gamonal, el “sinsentido” de la plaza de toros, el oscuro asunto de T-System, el despilfarro de las administraciones paralelas en forma de fundaciones o planes, el desastre de gestión en el aeropuerto de Burgos, se han llevado también las críticas de Gil.

Medidas urgentes

En el transcurso de la rueda de prensa, la candidata de Imagina Burgos Antea Izquierdo ha explicado también que hay que tomar una serie de medidas urgentes en el Ayuntamiento de Burgos. Para la candidata es prioritario iniciar acciones de gobierno dirigidas a hacer efectivas políticas sociales y de igualdad, de participación ciudadana y en la recuperación de los servicios públicos esenciales que se han externalizado.

El programa de Imagina Burgos recoge estos puntos de manera profusa, así como otros basados en la recuperación de la ciudad para todos y para todas. La candidatura ciudadana está estudiando priorizar una serie de medidas que se van a consensuar en la formación para ofrecerlas a la ciudadanía.

Apuntamos, entre otras medidas, que Burgos necesita unos nuevos instrumentos de participación ciudadana; se pretende la reducción de coches oficiales, gastos protocolarios y todo aquello que facilite la transparencia total y austeridad del gasto público. La revisión y limitación de los salarios de los políticos y asesores. La reforma de los impuestos y tasas municipales con criterios sociales; la necesidad de garantizar el acceso a servicios básicos, como el agua, la luz, el gas y la comida, mediante ayudas de urgente necesidad. La creación de empleo mediante inversiones que prioricen una alta rentabilidad social sobre la inversión en bienes materiales y obras innecesarias.

Y en el área administrativa, la paralización de todos los procesos de privatización o externalización de servicios y remunicipalización de los ya enajenados. Además, la defensa de la sanidad pública, la educación y resolver la deuda generada por los consorcios.