image_pdfimage_print

Yo me cago en Botín todos los viernes,

y los lunes también, cuando amanecen

los números en rojo, la quincalla,

los muertos robacueros y chinchetas.

Yo me cago en Botín por las mañanas,

por las noches también y al mediodía,

lluevan hostias, granicen pelotones,

capen a escuadra el rabo de mi boina.

Yo me cago en Botín sin calendario,

en cuclillas, boca arriba, al tresbolillo,

en público, en privado, con soltura,

luego me voy silbando, y ahí queda eso.

Yo me cago en Botín con beneficio,

yo me cago en Botín puerta por puerta,

yo me cago en Botín ciento por ciento,

yo me cago en Botín diente por ojo.