image_pdfimage_print

Arden como brasas y no son más que lágrimas que se deslizan por mi rostro

de manera interminable , todo esta borroso e irremediablemente desesperanzado

sin ti . Tus mentiras y engaños no me irritaban y te soporté los mayores desprecios y

aún así te quise como a ninguna mientras yo te cubría de amapolas tu me

atravesabas de espadas .