image_pdfimage_print

Del revés

Ya me he visto del revés

y a ti organizando pedazos.

Ya me he visto desplomada

Y a ti exhausto de mí.

Debe de parecerte extraño

pero éste olvido se me escurre

de los dedos,

se hace charco en el asfalto

y me inunda hasta los huesos.

Éste olvido te conoce

Y te llama de madrugada,

escucha tu voz al tercer tono

y cuelga sin decir nada.

Éste olvido huye de noche,

dobla los barrotes de su celda

Y se escapa adentrándose en la selva.

Éste olvido no olvida.

Éste olvido sabe de amores

que envuelven

y no vuelven.

De amores que se cruzan,

huelen su pelo

y te atrapan sin anzuelo.

Sabe de amores imprecisos

de casualidades vacías

de poemas perdidos

y besos prohibidos.

Es rebelde

indomable

inconformista

desobediente.

Este olvido que no olvida

me sangra, nos quita la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *