image_pdfimage_print

Piso fuerte, agrieto el suelo y no me doy por vencida

Si se trata de abrazarte por la espalda.

Cualquiera lo llamaría puñalada,

Pero tú no eres cualquiera.

Cualquiera no sabría que los mejores

Impactos te pillan desprevenido,

Quizá despeinado o haciendo café

Por la mañana a esas chicas que se despiertan a tu lado.

Quizá despreocupado de tanta realidad viéndonos

Pasar sin saludarnos por la calle.

Quizá preguntándote si hay algún lugar hermoso al que

Debamos volver para saludarnos con los labios

Y no con las mejillas al viento.

Quizá mirando los ángulos muertos

Que sostienen tu incapacidad para decir las cosas de frente.

Así que un día cualquiera, siendo cualquiera,

 por la espalda he decidido

Que voy a apuñalarte,

Digo, a abrazarte.