image_pdfimage_print

Surcas y surco, atraviesa el río llegando a su fin inmortal.

Surco y surcas, abre el oleaje y deja pasar todo lo que debiera fluir sin el cargo de la culpa.

Sal del bucle que forma la resaca,

te desplaza hacia zonas del interior de la psique marina.

Marina y costera, es ella la que surca y con la que surco, sin miedo,

porque ella es la única que puede introducirse en el mar y volar bajo el agua.

Pues ella es Marina. Marinos ojos, marinos dedos y marino interior. Es Marina y yo Poseidón.