image_pdfimage_print

“El poder puede defenderse de lo serio, pero no de la risa”.

 El pasado sábado 18 de abril tuvimos la oportunidad de conversar en la Casa de la Cultura de Gamonal (Burgos), con algunos de los componentes de la revista El Perdigón. Encuentro cálido y afectuoso que nos permitió conocer un poco más a las personas que desde hace años, intentan derribar los muros de la indiferencia social a través de la cultura popular reflejada en unos escritos que transcurren, sobre una realidad que necesita ser contada desde una óptica distinta a la que elaboran y cocinan las instituciones y los medios oficiales que existen en esta ciudad. Barredo, Rubén, Rufino, Marcos y Eric son algunos de los colaboradores habituales en la revista. Con ellos y durante dos horas fuimos desgranando los aspectos fundamentales sobre la revista, tales como, su historia, sus objetivos, los contenidos habituales y también sobre la visión que tienen respecto a cuestiones esenciales que afectan a la vida cotidiana de las personas. La revista destila compromiso social a través de la poesía, artículos de opinión y entrevistas, pero quizás lo más significativo de la misma, el lugar donde reside su ADN, es en el humor y en la ironía, porque como reconoce Barredo “el poder puede defenderse de lo serio, pero jamás de la risa”.

Aparte de su participación en la revista, tienen implicación en otros proyectos, como creación de obras teatrales o participación en recitales poéticos. Por Qué Gritamos es un libro poemario, en el que participaron para su elaboración, algunos componentes de la revista. Este libro de poemas nació con los calores que provocó la revuelta de Gamonal el pasado Enero de 2014 y tiene como objetivos, denunciar la injusticia social a ritmo de versos comprometidos. Marcos nos dice que las presentaciones del poemario, han intentado hacerlas como algo ameno y divertido, porque si algo pretenden, es no alejarse de la gente corriente, ni cubrirse con flores de grandes poetas. Añade Rufino la buena valoración que ha tenido el libro y que el objetivo era contar las cosas que suceden en la calle, pero de otra manera.

A continuación se destacan los aspectos que quizás consideramos imprescindibles, para entender el pasado de la revista, pero también su presente y su futura evolución.

“Las subvenciones son al final una entrega de tus ideas al poder”.

Los inicios de la revista El Perdigón están ligados a la existencia del ateneo popular “Los Otros”, allá por el año 2001. Desde un principio tenían claro dos aspectos básicos. Por un lado querían acercarse a sus lectores en clave de humor y por el otro, no querían depender de subvenciones, para poder mantener su independencia, siendo además conocedores de casos en los que colectivos que dependían de subvenciones terminaban quedándose bastante descolgados cuando estás desaparecían. Rubén y Barredo forman parte de esta primera etapa y nos hablan del imprescindible Virgilio Mazuela, persona que contaba con un enorme reconocimiento dentro de los espacios sociales y culturales en Burgos. Querido y respetado por todos fue uno de los fundadores de la revista El Perdigón. Dejó una huella imborrable reconocen.

La incorporación de Álvaro años más tarde a la revista supuso una mejora en la calidad de la maquetación de los contenidos y también la digitalización de los mismos. Hoy por hoy es posible leer El Pedigón desde su página Web. También posterior es la llegada a la revista de Rufino, Marcos y Eric, todos comprometidos desde que recuerdan, con la cultura y con las luchas sociales a través de la palabra y de los actos. Una cosa está clara, la revista tiene buena salud, así que pensamos que se podrá seguir disfrutando de ella, durante unos cuantos años más.

Sobre la ausencia de mujeres en los principales grupos de redacción de revistas sobre temática social, reconocen no saber cómo revertir la situación. Creen entender eso si, que todavía la sociedad alberga demasiados prejuicios y que ciertos roles negativos recaen aun en estos momentos sobre la mujer. El Perdigón cuenta con varias colaboradoras habituales en cada uno de los números que publica la revista.

“Los chistes del Perdigón los realizan las personas poderosas como Méndez Pozo”.

Al preguntarles si existiría El Perdigón si no existiera Méndez Pozo, Eric responde que El Perdigón existirá para combatir siempre a cualquier poder. Hay que recordar que Méndez Pozo es el Presidente del grupo Promecal (grupo de comunicación que alberga periódicos, televisiones y revistas), además de constructor y que influye con su poder económico y capacidad mediática, en las decisiones que toman los distintos equipos de Gobierno en el Ayuntamiento de Burgos. Marcos comenta que El Perdigón tiene la importancia del humor como herramienta de transformación social, pero que cabe destacar, que los primeros intentos en denunciar las prácticas corruptas que lleva a cabo Méndez Pozo nacieron en la revista. Es verdad que ahora existen blogs independientes en Burgos, que denuncian las prácticas especulativas que ha sufrido y padece la ciudad, señalando como a uno de los culpables a Méndez Pozo, pero no siempre fue así.

El Perdigón es crítica social casi siempre en forma de ironía y humor. Todas sus entregas dan cuenta de ello. Como dice Rubén, cualquier político que quiera hacer carrera en Burgos, antes debe aparecer en nuestra revista. Seguro que buena cuenta de ello, dará Pedro De Palacio, ex de IU y ahora número dos por Podemos a las Cortes de Castilla y León

“El sufrimiento de los pueblos nace en los grandes despachos”.

No podía faltar en esta entrevista una referencia a la actualidad política en Burgos, con la irrupción en el panorama electoral, de una candidatura de unidad popular. No encontramos una opinión unánime sobre las ventajas y desventajas que tal proceso de participación puede tener de positivo para las clases populares de la ciudad. Algunos como Marcos y Rufino se muestran favorables a la intervención transformadora de la sociedad a través de las instituciones y otros como Rubén, Barredo y Eric se muestran más escépticos al respecto. En lo que si coinciden es en la dificultad que existe, para arrebatar la hegemonía cultural al poder existente en esta ciudad, sobre todo por los medios económicos que poseen, “que son muchos” y el apoyo favorable que les prestan los medios de comunicación locales. Aun así tienen claro que ejemplos como la revuelta popular de Gamonal del año pasado, si que pueden ir abriendo brechas importantes en el camino de la emancipación popular.

Pues con esto último nos quedamos. Que poco a poco el poder va perdiendo su espacio a favor de una cultura libre y popular a la que contribuye la revista El Perdigón. Por eso desde Zoozobra deseamos mucha salud a todos los proyectos independientes y culturales que pretenden dar voz a todas y todos los que la palabra les ha sido arrebatada.