image_pdfimage_print

(Imagen generada con IA)

La adoración de la niña eléctrica

 

Víctor Atobas

 

Agria riccia
hojarasca de tallos
con el cuajo desprovisto
de la fresca salsa de provenza
hierba casco
interceptor
tarro corcel
neoliberal cebado
con las carniceras chuletas
de la lección de anatomía de la anubia
en acuario de santuario intermitente
dejo
cronómetro
contemplando el vuelo
de mis queridos peces mollys
antes,
tic,
de volver la mirada,
tac,
y ver, sobre la amarilleada
pared de oscura loma,
carteles del escenario de un ángel muerto
y postales in utero
novario de seatel roto:
¿cómo puedo chutarme en el pecho
cascabel escudo de soma idolatría
a un adicto al zunco abismo como kurt cobain, joder:
no habré equivocado los puntos del bolígrafo
de las columnas del templo del fanatismo?

Ya rompí hielo de nirvana
con fe luciernagal:
ya no echo de menos la aparente seguridad
de la franela encuadernada en frío
ni el calor teñido con bufanda de betún
en sombrío ropaje de buda
y de cobain.

Ahora te adoro a ti, niña eléctrica:
tormenta pura,
estabas soltando chispas, ¿lo recuerdas?
quemabas los convertidores
de la engrisadera toma de tierra ostra,
apuntando los imantados valles
de tus largas piernas
hacia el fascinado gesto de mi cuerpo;
entonces me dijiste tu nombre
y entendí mal:
te pregunté si te decían
como el apodo de una droga
y entonces te caíste de la bancada,
te doblaste
enteramente
la estatura de tu casa blanca mora se arqueó
en una risa sin igual
y entonces supe que no me había equivocado;
el apodo de esa droga
te venía al guante,
tal y como tú misma
me lo confirmaste más tarde
confesándome tus alegres planes
para alcanzar rayo
y trueno.

Si piensas que alguna vez olvidaré
que me abrazaste para arrojarme al agua
de la perlada cardeña
empujándome la arena de la playa
hasta la ola de rubí en plena euforia
es porque nunca has escuchado qué alegre suenas,
niña eléctrica, qué bella
mientras irrumpes con tu tormenta
en el templo
de mi renovada adoración.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

*******************************************************************************************************************

Otros poemas de Víctor Atobas:

 

 

El delirium de lo sublime

El encuentro de mi novia con los júnjumos pitufos

Carta a los reyes magos

Cumpleaños diecisiete

Navidad en guerrilla contra la trágala patriarcal

La maestra del suspirador

El filósofo de la cardeña contra la ostra de la vampiresa

La creación de la hora

Amo quema

Quémame

Júnjuma cordura

Cuando tengo algo que decir

Suéñame

Si calla el mirlo

Un sueño que en mí repite

¿Uno de los nuestros?

Amiga paraíso

La música que escuchamos hoy en día

Contra la autoridad del ojo

Agosto en Ninguna Parte

Noche de azul suspiro

Pescadores de sueños

Kinderpolitik (o la ciencia política del huevo kinder)

Esponsales

Las memorias de mi país

Poema contra la democracia

Poema al amor trágico

Los cuatro duros

Domingo a diario

La voz de la alemania

Franco arquitecto

El but de jak

La muchacha alada

La filosofía de la trágala

La trágala fuera

Atravieso todas las trágalas

Motor prieta válvula

La autoridad se la dejo a las ratas

Soy feliz cuando llueve

Ciudad cerrada

Doble vínculo

Isla roja

El reverso de la moneda

La nave conquistadora

¿Este contenido te resultó interesante? ¡Apóyame en Patreon!
Become a patron at Patreon!
Comparte:

3 comentarios en «La adoración de la niña eléctrica»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.